Microsoft ha creado un detallado plan de ataque para hacer que Windows vuelva a ser el sistema operativo más usado del mundo. Es un título que le ha arrebatado Android hace tiempo. Los pilares de este plan son dos: Windows 10 gratuito para todos, y un mismo sistema operativo para cualquier tipo de dispositivo.

En base a esto en la conferencia BUILD 2015, Microsoft ha afirmado que en dos a tres años Windows 10 estará instalado en 1.000 millones de dispositivos. Son palabras mayores, pero como actualización que estará disponible para Windows 7, 8 y Windows Phone 8, podría conseguirlo. Incluso en menos tiempo.