El Parlamento Europeo ha aprobado una nueva medida para reducir la mortalidad de los accidentes de automóvil en Europa. Se trata de la necesidad de que todos los coches vendidos en el continente a partir del 31 de marzo de 2018 deban llevar equipado el sistema de llamada automática de emergencia, denominada eCall.

Se tratará además de un servicio público gratuito sin coste para los ciudadanos y que tendrá que estar incluido en todos los vehículos independientemente de su tamaño y precio. Actualmente este tipo de sistemas de llamada de emergencia están limitados a coches de gama alta.

El sistema eCall realizará una llamada automática al 112 en caso de accidente, con lo que se pretende reducir las más de 25 mil muertes al año en las carreteras. La llamada de emergencia también se podrá lanzar manualmente mediante un botón en el salpicadero. La privacidad está asegurada puesto que no se registrará el movimiento de los vehículos, y sólo proporcionará información básica del tipo de accidente, modelo y características del vehículo desde el que se realiza la llamada.

Los Estados miembro de la Unión Europea deberán tener en funcionamiento la infraestructura del sistema eCall en todo su territorio nacional antes del 1 de octubre de 2017.

Vía: EnGadget.