Por el momento no hay mucha información sobre la Serie 300 de tarjetas gráficas de AMD, aunque podrían ser presentadas en junio. Son una generación intermedia que posiblemente no traiga grandes mejoras con respecto a la Serie 200, que ya lleva en el mercado desde hace dos años.

La nueva familia de GPUs que se denominará Arctic Islands, la serie 400, llegará en algún momento de 2016 pero lo hará con un cambio de arquitectura importante. Esto procedería de saltar de los 28 nm de nivel de integración de los transistores de la actual generación y de la Serie 300 a los 14 nm con tecnología FinFET. Esta tecnología está actualmente en uso en el procesador Exynos 7420 incluido en el Galaxy S6, y los procesadores Intel Broadwell están fabricados a 14 nm.

Una reducción en el proceso de fabricación lleva aparejada dos cosas. Por un lado una disminución del consumo, pero por otro una reducción de lo que ocupa el chip. Los fabricantes pueden optar por lanzar al mercado procesadores con la misma potencia y menor consumo, o aprovechar para añadir más transistores y aumentar su potencia manteniendo el consumo. O un punto intermedio entre ambos.

Esta generación de procesadores gráficos AMD se espera que llegue con la memoria HBM2, que reduce la velocidad de la memoria pero aumenta notablemente el tamaño de la interfaz, por lo que se consigue mayor ancho de banda de memoria y un menor consumo. Se habla de que la Serie 400 llegará con un 57% más de ancho de banda y un 48% del consumo de la GDDR5.

A continuación tenéis un resumen de las tecnologías que está usando y usará AMD. La Serie 300 va a ser un refrito de la Serie 200, salvo algunas de las tarjetas más potentes como la R9 390X. Por ejemplo la R9 280X podría pasar a llamarse R9 370X, y así sucesivamente.

Vía: TechPowerUp.