Soy un fanboy, pero también alguien con dos dedos de frente. Y como se suele decir, con tanta expectación generada por el lanzamiento del Apple Watch, todo se ha quedado en mucho ruido y pocas nueces. No hay nuevas características con respecto a las ya anunciadas el pasado mes de septiembre.

Apple ha sacado un producto que pretendía revolucionar el mercado (como todos los que saca), pero se va a quedar en que es simplemente la opción para iOS de los relojes inteligentes. Se trata, al fin y al cabo, de...

Un reloj inteligente, ni más ni menos

En esta ocasión no hay un factor de asombro como por ejemplo sí lo hay en el nuevo MacBook Air. No es precisamente la mejor opción desde el punto de vista de la usabilidad, porque tiene los mismos problemas de los relojes inteligentes con Android Wear: se necesita recargar cada uno o dos días. 18 horas de uso según Tim Cook.

Ni siquiera el pago con el reloj es novedoso, ya que NFC lo integran otros relojes, como el Sony Smartwatch 3, y es un NFC al que se le pueden dar otros usos. Aunque personalmente creo que no hay muchos usos para esta tecnología en realidad, pero esa es otra historia. Pebble aporta una semana de duración y sigue siendo a mi parecer en mejor opción. Sobre todo porque Apple Pay no se puede usar fuera de EE. UU.

¿Responder llamadas? Eso ya existe, y por no tirar de hemeroteca, lo incluye Pebble Time como presentación más cercana. Y el LG Watch Urbane LTE es un reloj que no necesita de un teléfono inteligente cerca para tener funcionalidades completas. Las aplicaciones que podamos tener en el Apple Watch son las mismas que podamos encontrar en Android Wear. Solicitar coches de Uber, ver mapas, o recibir notificaciones (y responderlas por voz) de mensajes instantáneos.

Apple Watch

Las cosas diferentes pero que serán copiadas en breve

El Apple Watch sí que plantea algunas cosas diferentes, pero que pueden ser fácilmente adaptadas a otros sistemas. La forma de mostrar las aplicaciones instaladas es interesante, y discutiblemente útiles. La corona digital con la que se interactúa con las aplicaciones es realmente interesante para no tapar la pantalla mientras haces scroll, pero seguro que llegará a algún reloj Android Wear en breve.

El diseño es estupendo. Personalmente me gusta, pero eso ya es algo subjetivo que cualquiera me podrá rebatir fácilmente en función a sus gustos. Lo que están copiando las compañías, afortunadamente, desde la presentación del Apple Watch es que habrá una mayor variedad de modelos, tanto para hombres como para mujeres, y con diversos estilos de correas intercambiables.

Vídeo

El precio

No va a ser barato, aunque la verdad es que el hardware y diseño lo valen. La versión Watch Sport costará 349 dólares por el de 38 mm, y 399 dólares por la versión de 42 mm. El Watch Steel costará desde 549 dólares por la versión de 38 mm, y la de 42 mm costará 599 dólares, con un máximo de 1.099 dólares.

Por último, la versión Watch Edition, hecha en oro y otros materiales, costará 10.000 dólares. Se podrá reservar a partir del 10 de abril y se pondrá a la venta el 24 de abril en Australia, Canadá, China, Francia, Alemania, Hong Kong, Japón, Reino Unido y Estados Unidos. No, no llega a España o México en esta primera oleada.

La presentación del Apple Watch demuestra que el sector de los relojes inteligentes sigue careciendo de una aplicación definitiva que permita decir "me lo compro solo por eso". Hay opciones más baratas para llevar el registro de nuestra actividad física, y opciones mejores que son compatibles con Android e iOS.