La existencia de Android 5.1 no era ningún secreto puesto que los últimos teléfonos Android One se presentaron con esta versión. Ahora es el momento que ha elegido Google para presentar oficialmente esta actualización, que pone énfasis en proporcionar estabilidad a la última versión de Android que no salió del horno totalmente hecha, con fallos en Wi-Fi o con la batería.

Estos fallos no se han dado en todos los modelos, pero existen y Google lleva unos meses detrás de ellos. El resultado a priori es esta actualización, que además llega con soporte nativo a múltiples tarjetas SIM (y no mediante las implementaciones de cada fabricante), protección de dispositivos para que el teléfono permanezca bloqueado en caso de robo o extravío hasta que nos autentiquemos con una cuenta de Google incluso si realizan un reset de fábrica (disponible en teléfonos que salgan de fábrica con Android 5.1 más los Nexus 6 y 9), y llamadas de voz HD entre teléfonos compatibles como los Nexus 6 que usen Android 5.1.

Esta versión también incluye otros pequeños cambios que habrá que ir explorando según estén disponibles las imágenes para instalar en los Nexus, aunque Google ya ha comenzado a distribuir la actualización. Algunos son conectarnos a una red Wi-Fi o controlar los dispositivos Bluetooth emparejados directamente desde los ajustes rápidos. Podéis ver las imágenes de factoría disponibles en la web de los Nexus.