El caso Superfish, un software que permitía a Lenovo mostrar anuncios propios en los resultados de búsqueda de Google en los equipos que vende, ha hecho que la compañía anuncie finalmente que dejará incluir software preinstalado en sus equipos, también conocido como crapware, software sin utilidad real para el usuario final.

El problema de Superfish es que también era capaz de interceptar las comunicaciones seguras HTTPS de los navegadores (Firefox estaba a salvo) mediante el uso de un certificado de seguridad preinstalado que podía ser fácilmente hackeado. Lenovo asegura haber trabajado con los fabricantes de antivirus y otros socios para crear herramientas de eliminación del software Superfish, disponible en la web de Lenovo. Ofrecerá una suscripción gratuita de 6 meses a McAfee LiveSafe a los afectados.

Lenovo ha dado la vuelta a esta situación, asegurando que quiere ser el adalid de los PCs seguros y exentos de crapware. No hay mal que por bien no venga, aunque la compañía ahora mismo está en modo de gestionar este problema de opinión pública y que no termine en un hundimiento de sus ventas trimestrales. A partir de ahora preinstalará en los equipos el sistema operativo elegido y el software estrictamente necesario para que funcione correctamente (los drivers), o indicar muy claramente qué software adicional incluye.

Vía: Ars Technica.