HTC no se ha perdido el CES y la oportunidad de presentar nuevos teléfonos. En esta ocasión ha preparado dos dispositivos bien distintos, puesto que uno es un terminal para la gama de entrada y el otro es un equipo para los amantes de las autofotos o selfies.

Empezando por el económico HTC Desire 320, no es un terminal nuevo en sí, si no que HTC va a ponerlo a la venta en Europa con un hardware mejorado. Llegará con 1GB de RAM en vez de 512 MB, y con 8GB de almacenamiento interno en vez de 4GB, con respecto al modelo a la venta en Norteamérica.

Por lo demás es un competidor de la gama baja, en el que el Moto E es el rey. Puesto que tendrá un precio de fabricante en torno a los 120 euros, el mismo que el Moto E cuando llegó por primera vez al mercado, habrá que esperar un poco a que baje su precio de mercado a los 90 a 100 euros para considerar su comprar.

Las autofotos están de moda, y eso significa que las compañías quieren aprovechar el tirón para vender más teléfonos. Viendo que las cámaras con ultrapíxeles no son la mejor opción como cámaras principales, HTC la ha movido al frontal para que los usuarios saquen las mejores autofotos posibles con el HTC Desire 826.

La cámara trasera es de 13 megapíxeles, y puesto que viene con un procesador Snapdragon 615 de 64 bits, nada mejor que acompañarlo con Android 5.0.1 para sacarle el máximo provecho de rendimiento. El teléfono se puede ubicar en la gama media-alta, pero habrá que esperar a conocer su precio y fecha de lanzamiento.