Cuando las compañías tecnológicas toman cierto tipo de decisiones la polémica está asegurada. En un país como EE.UU, lo más fácil siempre es recurrir a los tribunales, ya que si algo nos enseñan las series de televisión, lo que les sobran son abogados. Bromas aparte, Apple se enfrentaba estos días a un juicio civil que le pedía 1.000 millones de dólares por la inclusión de DRM en los iPods cuando llegó iTunes 7.0 en 2006.

Debido a ello, la única fuente de música permitida en los iPods era la de iTunes, y es algo que muchos vieron como un fraude y que iba directamente contra las leyes de competencia de los EE.UU. La demanda colectiva pedía también 350 millones de dólares a pagar entre los 8 millones de consumidores que adquirieron uno de estos modelos de iPod entre septiembre de 2006 y marzo de 2009.

El jurado del caso ha encontrado a Apple no responsable de las alegaciones de los demandantes, ya que consideran que las mejoras de la versión 7.0 de iTunes eran un beneficio considerable para los usuarios. Además, la introducción de este DRM en la música del iPod está en la línea de otro software y hardware similar que se usa en aplicaciones de música de otras compañías pero también en las consolas de Sony, Microsoft o Nintendo.

Vía: MacRumors.