En el último trimestre Xiaomi fue el tercer fabricante que más teléfonos fabricó, y eso está en posición para hacer mucho más daño a Samsung, el que encabeza el listado, en China. Teniendo en cuenta que sus teléfonos, tabletas y resto de productos no están disponibles en una inmensa mayoría de países, es un doble éxito.

Xiaomi ahora está realizando inversiones en compañías estadounidenses, y una de ellas es Misfit, dedicada a los dispositivos corporales. Esto sería el avance para la puesta a la venta de sus dispositivos en EE.UU, y el anuncio llegaría en la feria CES de Las Vegas de principios de enero, junto con la presentación del Mi5.

Las características de este nuevo teléfono incluiría una pantalla de 5,7 pulgadas con resolución de 2560x1440 píxels (QHD), un procesador Snapdragon 810 de 64 bits, cámara de 20,7 megapíxels y lector de huellas dactilares.

Las ventas de Xiaomi para este año se espera que lleguen a los 150 millones de teléfonos, y que el próximo año aumenten un 160%. La expansión a nuevos mercados es algo fundamental para aumentar sus ventas y conseguir superar a Apple como segundo mayor fabricante e incluso a Samsung si la coreana no consigue rectificar su rumbo.

Vía: SlashGear.