El próximo año llegarán los primeros dispositivos con el procesador Snapdragon 810, sucesor del Snapdragon 800 que ha dado tan buenos resultados en multitud de smartphones desde finales de 2013. Una renovación que cuenta con arquitectura de 64 bits para sacar el máximo provecho a Android 5.0 Lollipop, pero que no llegará hasta principios de 2015, aunque ya queda menos.

Qualcomm ha presentado los diseños de tableta y teléfono de referencia para los ensambladores que utilicen un Snapdragon 810. La GPU que incluye, una Adreno 430 de la compañía, es en sus palabras hasta un 80% más potente que la Adreno 330 que incluye el actual Snapdragon 800. Esto es posible gracias a la arquitectura de 64 bits, una de las múltiples ventajas que tiene a pesar de la creencia popular de que sólo sirve para gestionar más de 3GB de RAM.

El procesador no va a ser barato a juzgar por los precios de estas tabletas de referencia. El teléfono costaría 799 dólares y la tableta 999 dólares, pero lo cierto es que les sobra hardware por todas partes. El teléfono incluye una pantalla de 6,2 pulgadas QHD (2560x1440 píxels), 4GB de RAM, 32GB de almacenamiento interno, batería de 3.020 mAh con Quick Charge 2.0, cámara frontal de 4 megapíxels y trasera de 13 megapíxels con estabilizador óptico de imagen. Lo más parecido que está a la venta ahora mismo es el Galaxy Note 4 que tiene un MSRP también de 799 dólares.

La tableta incluye una pantalla de 10,1 pulgadas con resolución 3840 x 2160 píxels, 4GB de RAM, 64GB de almacenamiento interno y batería de 7.560 mAh. La verdad es que por 999 dólares de precio se me antoja muy superior la Surface Pro 3, que además lleva un Windows de toda la vida y es en la práctica un portátil. Las tabletas de 10 pulgadas por encima de los 500 euros siempre me han parecido tirar el dinero, aunque la pantalla de este diseño de referencia de Qualcomm no se ve por ahora en ninguna.

Vía: Android Central.