Intel no ha tenido todavía éxito en su apuesta por los procesadores para dispositivos móviles. Su línea Atom llegó tarde y con demasiado consumo a los smartphones por lo que es muy raro ver un procesador Intel incluso en tabletas. La única ventaja que tienen para los fabricantes de dispositivos es que estos procesadores están ahora mismo fuertemente subvencionados por parte de Intel.

En la presentación de resultados del tercer trimestre la compañía siguió en la senda de pérdidas en su división de procesadores móviles. Tanto como que sólo ingresó 1 millón de dólares y generó unas pérdidas de 1.046 millones, empañando una vez más unos resultados al alza. Por eso van a fusionar las divisiones de PC y procesadores móviles para recortar gastos y llevarla por la senda de los beneficios. Además Intel cree que cada vez es más difusa la diferencia de los procesadores para ambos sectores, por lo que la fusión tiene incluso más sentido.

La división de dispositivos móviles fue creada en 2011 a partir de otras cuatro divisiones: comunicaciones móviles, netbooks y tabletas, tecnologías móviles inalámbricas y movilidad. La fusión de ambas divisiones terminará en el primer trimestre de 2015.

Vía: ZdNet.