ARM sigue siendo la arquitectura líder en dispositivos móviles gracias a su bajo consumo comparado con la arquitectura x86, pero a su vez es menos potente. Esto era cierto hace unos años, pero ahora ya no está tan claro puesto que ambas arquitecturas han avanzado en la dirección de su competidora, con los chips ARM siendo más potentes y los x86 de menor consumo.

Para dar un extra de potencia en el apartado gráfico, algo que sigue lastrando el uso de los SoCs (System on a Chip, o chip que incluye CPU, GPU y otros elementos como WiFi o Bluetooth), ARM ha presentado la próxima generación de GPUs Mali 800. No se espera que estén disponibles en SoCs hasta finales de 2015.

Es una optimización de menor consumo de la serie de GPUs Mali 700, y por tanto siguen contando con soporte a OpenGL 3.1. Una oportunidad desaprovechada puesto que los chips Tegra K1 con GPU basada en Nvidia Kepler tiene soporte a OpenGL 4.3, y Apple cuenta ahora mismo con sus propios drivers gráficos Metal, en la línea de Mantle y DirectX 12.

Por ejemplo la Mali-T860 consumirá un 45% menos, tendrá mayor ancho de banda, 16 núcleos, y soporte a contenido 4K. Será el chip más potente de la serie Mali 800. Debido a la arquitectura altamente escalable que utiliza ARM, no hay problemas en usar más o menos núcleos en una GPU para ajustar la potencia (y el coste) que se quiera incluir en un SoC sin penalizaciones. Por otro lado, las Mali-T820 y T830 incluirán 4 núcleos y serán hasta un 55 más rápidas con un consumo un 50% inferior.

Samsung suele ser uno de los fabricantes que apuestan por las GPUs Mali de ARM y que van incluidas en sus procesadores Exynos. Apple prefiere los núcleos de alto rendimiento PowerVR de Imagination Technologies para incluir en sus procesadores, y Qualcomm opta por sus propias GPUs de la serie Adreno.

Vía: AnandTech.