Apple ha presentado su primera incursión en el mundo de los relojes inteligente y, pese a las críticas de los que no sienten mucho aprecio por Apple, lo cierto es que es un reloj que, con lo poco que sabemos, ha puesto ya patas arriba el sector. Pero esta presentación, si bien ha respondido a la pregunta de si Apple estaba trabajando en el productos de moda, trae una miriada de preguntas a nivel técnico.

Exteriormente es evidente que está inspirado en el primer iPhone. Lo podéis ver en la siguiente imagen. Además llega en tres formatos distintos fabricado con distintos materiales y en varios colores, con seis tipos de correa distintas y en dos tamaños. Uno de ellos tiene 38 milímetros de alto y el otro 42 milímetros. Poca diferencia pero que en la muñeca se nota, además de que uno es más estrecho que el otro, para adaptarse a todos los usuarios.

Umm, sí, le he dado la vuelta a la imagen del iPhone

Esto ya de por sí proporciona una gran variedad de opciones para adaptarse al usuario. Como complemento de moda que es, si no nos gusta llevar la misma camiseta que la persona que tenemos al lado, con los relojes pasa exactamente lo mismo. Esto es algo que las demás compañías de relojes inteligentes deben de tener en cuenta. De la foto y con la medida de la altura se puede deducir que el grosor del dispositivo es de 10 mm, o unos 12mm incluyendo la zona de carga por inducción y sensores pero que en la mayoría de los usuarios quedará en la depresión que hay entre los huesos de la muñeca. ¿Gordo? Pues el Moto 360 tiene 11,5 mm de grosor, G Watch tiene 11,1mm, el Gear S son 12,5mm, así que si uno lo es, los demás también y nadie se había quejado de su grosor... hasta que llegó el Apple Watch.

Apple pone énfasis en el fitness como punto de venta de su versión "barata". Costará 349 dólares y llegará a principios de 2015. De las versiones más caras no sabemos nada por el momento, pero sin duda estando una hecha en oro de 18 kilates, barata no va a ser.

Moto 360 vs Apple Watch
Gama de Apple Watch

En el apartado de manejo, la inclusión de un botón de inicio en el lateral y una corona digital permiten una nueva forma de interactuación con el reloj que no había en los relojes inteligentes hasta ahora. Esa corona se puede usar para hacer zoom en un mapa sin tener que recurrir al típico "pellizco" para ampliar o reducir sobre la pantalla. También servirá para seleccionar distintas opciones en desplegable y otras funcionalidades que le den los desarrolladores. De esta forma se puede seguir viendo perfectamente la pantalla. El manejo se podrá hacer por voz mediante Siri puesto que incluye un micrófono, pero no sabemos por ahora hasta qué nivel se podrá manejar por voz. ¿Lanzar aplicaciones? ¿Sólo tomar notas? ¿Será la versión completa que hay en iOS 8? Y esto lleva a otra pregunta: ¿qué firmware lleva?

El procesador (SoC) que incluye contendrá casi toda la electrónica necesaria para su funcionamiento. Se trata del chip Apple S1, del que no sabemos nada: ¿número de núcleos? ¿Velocidad? ¿Memoria? ¿Qué otros sensores incluye? ¿NFC? Supongo que sí por que es compatible con Apple Pay (aún más cómodo a la hora de pagar), pero no sabemos si se necesitará tener cerca el teléfono. ¿Wi-Fi? Poco o nada sabemos, salvo por ejemplo a través de uno de los vídeo de presentación que necesitará el GPS y el Wi-Fi del teléfono para los que quieran salir a correr, por lo que podríamos descartar que incluya cualquiera de esas dos tecnologías. Aun así, por lo demostrado y por los comentarios de los que han podido usarlo, funciona fluído, muy fluído. Lo habitual en los productos de Apple, ya que si no lastraría enormemente la experiencia de usuario.

Otro aspecto es que sabemos que la pantalla cuenta con un sensor de fuerza para detectar además de toques, presiones en ella. Esto abre las puertas a una especie de "click derecho" en distintas aplicaciones, y algo de lo que también tendrán que tomar nota las demás compañías que están basando la interactuación con los relojes inteligentes simplemente en tocar la pantalla (y perderla de vista mientras lo hacemos), con la honrosa excepción de Pebble. No sabemos tamppoco de ella su resolución o tamaño, que de ser tipo Retina (326ppp) llevaría a un consumo más elevado de batería.

Ese es otro punto candente: ¿qué batería incluye? Hay que tener en cuenta que la duración de Android Wear se ve perjudicada por la arquitectura de las aplicaciones de Android, y si de unos 300 ó 400 mAh se puede tener un día como mucho de duración, Tizen proporciona dos días e iOS debería proporcionar una duración similar. Y ahí entra en juego el SoC Apple S1: de ser extremadamente eficiente energéticamente, y viendo que usa sobre todo el color negro en la pantalla (menos LEDs a iluminar), podría durar... ¿2 días? ¿Más? Menos no lo creo por que sería una gran pifia por parte de Apple, y no está ahora mismo para ello.

Muchas preguntas que podríamos seguir planteando pero que hasta el lanzamiento del dispositivo a principios de 2015 no tendremos respuestas. Por el momento hay que mantener el Apple Watch en observación e ir viendo qué nueva información nos proporciona. Por supuesto, los relojes inteligentes no son para todo el mundo. En mi caso no creo que lo use nunca por que hace como 20 años que no llevo nada en las muñecas y no voy a empezar ahora.

La presentación de Android Wear me pareció que fue apresurada (le faltan cosas básicas como soporte a GPS, que le llegará pronto), y posiblemente para contrarrestar el iWatch. Y el Apple Watch ha llegado para contrarrestar a Android Wear, por lo que Google y Apple se han pegado un tiro en el pie al mostrar productos a medio terminar. Aunque personalmente me parece que el Apple Watch está más meditado desde un punto de vista del usuario puesto que intenta aportar nuevas formas de interactuación con él, Google ha tomado el camino de sacar el software rápidamente para que los fabricantes vendan productos que no aportan ninguna innovación y pensar después en los usuarios en futuras actualizaciones.

Sea como sea, los dispositivos corporales han llegado y piensan quedarse entre nosotros. A menos que no consigan buenas ventas los fabricantes y terminen en el mismo lugar que las televisiones 3D. El próximo año se avecinan cambios importantes en este terreno.