Microsoft también está preparando su ración de dispositivos corporales, aunque no creo que vaya a sorporender a nadie. La última patente de los posibles inventos en este campo, un reloj inteligente, sería algo más cercano a una pulsera de fitness. La pulsera contarí con diversos sensores para llevar la cuenta de las calorías quemadas, las pulsaciones y otras mediciones importantes a la hora de hacer ejercicio.

Su precio rondaría los 199 euros del LG G Watch y Samsung Gear Live. En este caso la pulsera funcionaría, a diferencia de Android Wear y lo que esté preparando Apple, con todos los sistemas operativos móviles importantes: iOS, Android y Windows Phone. Sería el elemento diferenciador que podría hacerle captar un mayor interés por parte del consumidor, siempre y cuando el producto sea bueno.

El mercado de los relojes inteligentes está evolucionando ahora mismo con bastante rapidez y los compradores, a base de ver qué funciona y falla en ellos, va a ser más exigente con los próximos modelos que salgan a la venta..

Imagen externa

Vía: EnGadget, The Verge.