En los últimos meses muchos usuarios han empezado a ser conscientes de que su información no está segura en internet a raíz del escándalo de la NSA. Hasta ahora no había una solución que asegurara la privacidad de nuestras comunicaciones sin tener que contratar costosos servicios o ser parte del funcionariado de algún país.

Por eso llega Blackphone, presentado en el Moble World Congress oficialmente, que pretende proporcionar esa seguridad y privacidad en nuestras comunicaciones, tanto de voz como de datos, partiendo de un sistema operativo libre. PrivatOS toma los fundamentos de Android y nos proporcionará lo que necesitamos para estar tranquilos de que nadie escucha o lee nuestros mensajes.

Está desarrollado por Silent Circle, un grupo dedicado a la encriptación, PGP y Geeksphone, una startup española de la que ya hemos hablado en otras ocasiones debido a sus smartphones con Firefox OS. Blackphone es un terminal que puede no estar al alcance de todos ya que costará 629 dólares.

¿Qué justifica este precio? Pues según los creadores, la combinación de su potente hardware y el coste de las aplicaciones que incluye, valoradas en más de 850 dólares. En el apartado del hardware, cuenta con una pantalla de 4,7 pulgadas, procesador de cuatro núcleos a 2GHz, 16 GB de almacenamiento interno, 2GB de RAM, LTE y cámara de 8 megapíxels.

En el apartado del software, todas las comunicaciones habituales se pueden realizar de forma encriptada: llamadas, mensajes de texto, gestión de los contactos, navegación... Usan aplicaciones ya disponibles para iOS y Android de pago, aunque la compra del Blackphone incluye dos años de servicio gratis, ya que una comunicación segura necesita que todos los participantes usen software seguro. Por eso el Blackphone también incluye tres suscripciones de un año a los servicios de Silent Circle para dárselas a quienes nosotros queramos.

Para las aplicaciones que nos descarguemos de Google Play, tendremos la opción de revisar y modificar todos y cada uno de los permisos que queremos que tenga la aplicación. Esto evitará que tengan más permisos de los que estimamos necesarios, aunque habrá que usarlo con cuidado ya que podemos hacer que las aplicaciones dejen de funcionar correctamente.

Un primer paso para provocar un cambio en la forma de asegurar nuestras comunicaciones, pero que por ahora sólo estará al alcance de unos pocos. Eso sí, los que quieran hacerse con un Blackphone tendrá que esperar hasta junio, aunque ya se puede comprar por 629 dólares.