La compañía OCZ, con sede en California y uno de los fabricantes de hardware norteamericanos más conocidos en el ámbito de los discos SSD, se ha declarado en bancarrota. Inició su actividad en 2002 con la producción de memoria RAM, y en los últimos años era conocido por sus discos de estado sólido.

Toshiba ha sido la primera en realizar una oferta para adquirir la compañía y todos sus activos, como sus patentes y procesos industriales. La valoración de OCZ actualmente es de tan solo 43 millones de dólares, tras cinco años en los que ha sido incapaz de obtener beneficios en sus balances contables anuales.

OCZ habría tenido problemas durante el último año para adquirir los chips de memoria flash NAND necesarios para los discos SSD debido a una falta de producción de las mismas por el boom de fabricación de smartphones. Los precios de las memorias siguen subiendo tras alcanzar a principios de año un mínimo histórico.

La compañía Hercules Technology Growth Capital Inc, uno de los prestamistas de OCZ, se ha hecho con el control de sus cuentas bancarias.

Vía: Electronista.