Las grandes empresas tecnológicas terminan todas saliendo a bolsa. Esa fuente extra de financiación que representa les ayuda a expandir la compañía, y le ha llegado el turno a Twitter. El servicio de microblogging ha rellenado los primeros papeles para iniciar la OPV (Oferta Pública de Venta) en EE.UU, pero el contenido de los mismos se desconoce.

Debido a que la empresa ingresa menos de 1.000 millones de dólares al año, siguiendo las normas norteamericanas ha podido presentar los papeles confidencialmente. Twitter como compañía está valorada en 10.500 millones de dólares, por lo que nunca les ha faltado vías de financiación. Pero la salida a bolsa siempre es muy tentadora, sobre todo para los dueños de la compañía. Llamémoslo una forma indirecta de vender la compañía sin hacerlo.

En esta ocasión, y después del fiasco que representó la OPV de Facebook el año pasado, los inversores se lo pensarán dos veces, y la compañía pensará mucho con qué valor por acción salir a bolsa.

Fuente: Ars Technica.