Cuando Sony presentó a principios de año su nuevo Xperia Z, mostró a los consumidores que deba los pasos correctos en el mundo de Android tras unos años bastante confusos en el mundo de los smartphones. Siendo un éxito para lo que está acostumbrada la empresa, y siguiendo el modelo de Samsung, ahora nos llega una versión más reducida de su buque insignia: Xperia ZR.

Al igual que el hermano mayor, este smartphone con pantalla de 4.6 pulgadas y resolución 1280x720 píxels es resistente al agua y al polvo, aunque llega ligeramente mejorado. Es un plus que se paga en el precio, pero que para muchos merece la pena pagarlo. En su interior va incluido un procesador de cuatro núcleos Snapdragon S4 Pro a 1.5GHz, 2GB de RAM, 8GB de almacenamiento interno, Android 4.1, cámara de 13 megapíxels, NFC y tarjeta microSD. La batería llegará con un modo denominado STAMINA por la compañía, que le daría una mayor duración a la batería mientras el teléfono está en espera.

Se pondrá a la venta según la compañía japonesa en este segundo trimestre del año en ciertos mercados, pero no tiene precio todavía. No hay que dar por sentado que sea mucho más barato de los 560 euros por los que se puede encontrar actualmente al Xperia Z.