Acepto que Windows 8 no ha tenido un buen comienzo. También que la interfaz que es buena para pantallas táctiles no tiene por qué serlo para un sistema operativo de sobremesa. Pero pese a las críticas, Windows 8 sigue aumentando su cuota de mercado debido a que viene preinstalado en casi todos los computadores de sobremesa y portátiles que se están vendiendo en la actualidad.

Por eso en el mes de abril, un mal mes para la venta de PCs, Windows 8 ha subido a una cuota de mercado del 3.82 por ciento según el análisis de Net Applications, que utiliza datos de 160 millones de visitantes únicos a más de 40.000 sitios web. La cuota de mercado por sistema operativo quedaría como sigue:

Imagen externa

Windows 8 sigue avanzando, y con estos datos tampoco se puede decir que haya sido un fracaso, pero si lo comparamos con Windows 7 se podría decir que no está a la altura: en los seis meses posteriores a su lanzamiento, W7 ya tenía un 12 por ciento de cuota de mercado, y W8 solo ha conseguido el 3.82 por ciento. Hay que tener en cuenta que uno era el sucesor de un sistema operativo maldito (Windows Vista) y este es sucesor de un éxito rotundo (Windows 7).

Como dato anecdótico, Windows ha retrocedido en su cuota de mercado entre todas las versiones 0.11 puntos porcentuales. Apple y sus computadores y Linux son los beneficiados de este cambio. Los MacBook e iMacs han conseguido en el primer trimestre mantener el nivel de ventas, con 4 millones de unidades vendidas y una ganancia del cero por ciento, lejos del 14 por ciento de caída que han sufrido los PCs.