Aunque lleve el sello de Google, la Nexus 10 parece que no es tan solicitada como su hermana pequeña, la Nexus 7. Así lo ha establecido el analista Benedict Evans, basándose en los datos oficiales de Google sobre uso de pantallas en Android, entre otros, y las resoluciones atípicas con que cuentan tanto Nexus 7 como Nexus 10.

Sus datos arrojarían en torno a los 6.8 millones de ventas de la tableta de 7 pulgadas (en línea con los 5.35 millones anunciados a finales del año pasado por Asus), y tan solo 680.000 unidades de la Nexus 10. Lo cierto es que desde su puesta a la venta en noviembre, no ha habido excesivos problemas de disponibilidad, ya que recayeron sobre todo en el Nexus 4. Pero teniendo en cuenta que la Nexus 7 cuesta 199 euros frente a los 399 de su hermana mayor, habría resultado una compra mucho más interesante para el bolsillo de los usuarios de Android.

El analista también recuerda las cifras de ventas de iPad e iPad mini: 36.9 millones de la primera en el segundo semestre de 2012, y 10 millones de la segunda en los dos últimos meses del año. Y el dato de que Surface ha vendido 1.5 millones, que seguiría siendo más que Nexus 10 vendidas.

Pese a las cifras un poco desalentadoras para Google, la compañía se encontraría en pleno remodelado de la tableta, que tuvo bastantes críticas con respecto a un rendimiento pobre por el procesador que lleva y la alta resolución de la pantalla (2560x1.600 píxeles), que afectaba sobre todo al rendimiento del procesamiento gráfico. ¿Habrá afectado esto a las ventas? ¿O que ante igualdad de tamaño y una diferencia mínima de precio los consumidores prefirieron regalar el iPad? ¿Quizás que el tamaño de 7 pulgadas gusta más?

Una cosa se puede sacar en claro de todo esto: que todo lo que lleve el sello de Google no tiene por qué vender. Avisada queda la compañía.