En las próximas dos semanas Samsung pondrá a la venta su nuevo buque insignia, el Galaxy S4, en casi todos los países del mundo. Por ello ya empiezan a surgir análisis en profundidad del terminal, y uno de los más curiosos, incluye diversas termografías del móvil bajo distintas condiciones de uso. Las termografías las han tomado a una temperatura ambiente de 20 grados, lo cual ya considero un primer fallo para extrapolarlo a un uso real.

De antemano valga mi comentario respecto al análisis de la web china de la que proceden las imágenes. Allí establecen, por algún criterio que desconozco (igual los chinos son inmunes al calor), que un terminal que se pone a 42.6 grados no es molesto de tener en las manos. Su razonamiento es el siguiente: como se limita a la mitad superior del terminal, y por esa zona no lo vamos a coger habitualmente, no hay nada de lo que preocuparse.

Mis objeciones son las siguientes: los que usen el terminal para jugar (bastante frecuente en usuarios de Android) lo van a pasar mal. 43 grados no es para nada agradable para las manos, y muchos juegos necesitan que cojamos el terminal con ambas manos. Es una temperatura que alcanza mi MacBook Pro en la zona del teclado cuando estoy ripeando películas (100% de uso de CPU) y son momentos en los que tengo que usar un teclado externo porque resulta molesto en las yemas de los dedos el teclear. Así que, mis queridos amigos chinos, 43 grados es molesto para las manos, para unas personas más, para otras menos, pero molesto al fin y al cabo.

La segunda objeción es que han realizado las termografías con una temperatura ambiente de 20 grados. Cuando llegue a Madrid el calor del verano, con entre 32 y 40 grados en el ambiente en vez de 20 o 24 como estos días de primavera, el terminal podrá llegar a superar los 50 grados. ¿Seguirá siendo una temperatura para nada incómoda para los chinos?

Ahora volvamos a las pruebas que han realizado. El siguiente gráfico muestra cinco situaciones habituales en el uso del teléfono: standby, 30 minutos de juego, 10 minutos de uso de cámara sin interrupción, 30 minutos de acceso a internet por 3G, y 30 minutos de reproducción de vídeo.

En el caso de jugar y sacar fotos durante 30 minutos, la zona superior del terminal se pone entre 42 y 44 grados. Como he comentado, esto en verano se verá empeorado, rozando los 50 grados, y por tanto no se podrá utilizar para jugar. En la reproducción de vídeo se sitúa en unos 33 a 36 grados, con el factor primavera-verano llegando a 40 grados, por lo que personalmente también lo consideraría en mi caso molesto. El tema del calor es una cuestión totalmente subjetiva, que unos soportarán mejor y otros, como yo, peor. A continuación tenéis la ubicación del calor en el caso de usarlo para jugar. El resto de termográfias, en la web china.

Aunque no voy a decir todavía que el calor pueda ser un problema en el S4, sí es cierto que no parece que aporte ninguna mejoría en cuanto a los demás smartphones del mercado. Toca esperar a análisis más serios y en profundidad del terminal. Al menos sabemos perfectamente dónde se va a focalizar el calor para poder agarrar el terminal de una u otra forma, pero quizás haya sido una cuestión de diseño por parte de Samsung para evitar que se recaliente la batería, que está en la zona inferior del terminal. Por ese lado, parece que no debemos preocuparnos de que la batería sufra.