Que el mercado norteamericano al del resto del mundo en cuanto a smartphones es algo que no es nuevo. Pero sí lo es que por primera vez desde la aparición de Android en 2009 ha perdido cuota en un mercado de 130 millones de smartphones en activo, el 55 por ciento del total de móviles.

Entre octubre de 2012 y enero de 2013, Apple ha conseguido copar el 37.8 por ciento del mercado, mientras que Samsung ha avanzao 1.9 puntos porcentuales hasta situarse en el 21.4%, y tanto HTC como Motorola han visto reducida su cuota en torno a 1.5 puntos porcentuales. Estos datos proceden de una encuesta a 30.000 usuarios de smartphones de los EE.UU, por lo que es una base bastante amplia, que da una fiabilidad bastante alta.

A continuación podéis ver los datos de los cinco principales fabricantes de smartphones.

La siguiente tabla es la cuota de mercado total por sistema operativo.

Los datos sobre HTC y Motorola son bastante evidentes. La segunda no ha sacado nada importante durante 2012 tras terminarse la adquisición por parte de Google (y de momento no parece que vaya a sacar nada en 2013, salvo el X-Phone del que nada se sabe), y lo de HTC quedaría reflejado por otras noticias que llegaban hoy mismo de que está viendo reducidos sus ingresos cada vez, llegando a un mínimo en los últimos tres años.

El análisis que se hace del mercado americano es el de siempre: allí gustan más los productos nacionales que los extranjeros (salvo la cerveza, pero eso es otra historia), y la labor de marketing de Apple en EE.UU es explosiva y superior a la de Samsung, aunque desde los anuncios de la Super Bowl ha ganado terreno. Y por qué no decirlo, el iPhone seguirá siendo durante bastante tiempo un símbolo de estatus social por méritos propios (guste más o guste menos). Por eso, y no por otra razón, la presentación del Galaxy SIV este año será en Nueva York: para ganarse al público norteamericano.

De todas formas, el futuro del iPhone este 2013 es incierto. También hoy llegaban rumores sobre que las ventas del iPhone e iPad podrían estar estancándose, en parte por un mercado cada vez más saturado de modelos y fabricantes, y un pujante mercado de gama baja (sub 100 - 120 dólares por terminal) que hace que muchos alejen la mirada de modelos más caros y que para muchos no les aportan nada.

Pero hay una conclusión clara: la guerra de los smartphones se va a librar este año entre Apple y Samsung. Los demás, poco pintan en este panorama. Hasta que llegue Google a tomar las riendas, claro está.