Aunque Microsoft ha cambiado muchísimo en los últimos años, sobre todo desde que Bill Gates abandonó el timón de la compañía, todavía quedan puntos oscuros en su historia que de vez en cuando vuelven a resurgir. Este es el caso de los diversos juicio y multas en base a las leyes antimonopolio de la Unión Europea, y que se aplicaban a la elección de navegador de Windows.

Multado y con el problema solucionado, en el Service Pack 1 de Windows 7 (en 2011) cometieron el error (porque estamos seguros de que fue un error, ¿no?) de no mostrar una pantalla de elección de navegador web como exige la comisión europea en Windows en las últimas versiones del sistema operativo.

Microsoft ya ha pagado más de 1.600 millones de euros en multas por no proporcionar a los desarrolladores la información suficiente como para trabajar integrar adecuadamente sus productos en Windows y por vincular su Media Player al sistema operativo. Una nueva multa, aunque podría pagarla, no creo que le sentara especialmente bien, y más si, como dicen, fue un error técnico.

La nueva sanción llegará antes de Semana Santa, y teniendo en cuenta que es la segunda vez que se le va a multar por el mismo asunto, podría ser una cantidad bastante elevada. La cuota de mercado de cada navegador en Europa es de aproximadamente un 24% Internet Explorer, 35% Chrome y 29% Firefox.