En lo único en que se van a diferenciar este año los móviles es claramente en el diseño, y el Lenovo K900 puede contar con uno de los acabados más interesantes del panorama. A parte de ser una phablet con sus 5.5 pulgadas (aunque pequeña en comparación con la Huawei Ascend Mate de 6.1 pulgadas), su carcasa está hecha de acero.

En su interior contará con otra gran novedad presentada en este CES: procesador Colver Trail+, probablemente el Z2580 a 2GHz. Llevará instalado Android, pantalla de resolución 1080p, Gorilla Glass 2, cámara de 13 megapíxels F1.8 con flash dual, 2GB de RAM y 16 GB de almacenamiento interno. Tiene botones físicos en la parte inferior de la pantalla. La carcasa está hecha de acero inoxidable de bajo factor magnético (para no reducir la recepción de la antena) y policarbonato, con un peso de 162 gramos y 6.9 milímetros de grosor.

Se podrá adquirir en cuatro colores que tendrán distintos acabados en su carcasa de acero. El móvil se pondrá a la venta en China en abril.

Vía EnGadget.