BlueStacks es uno de esos programas que pueden resultar imprescindibles en cuanto salgan de su versión beta. ¿Qué puede hacer por nosotros? Pues básicamente permitirnos utilizar, en Windows y Mac, las más de 750.000 aplicaciones Android que hay en Google Play ahora mismo.

Se trata de un emulador que está dando mucho de lo que hablar. Por eso Lenovo es la siguiente compañía tecnológica que ha visto su potencial y que no quiera perder la oportunidad de que los compradores de sus productos puedan acceder al software de Android. Digamoslo de otro modo, es un valor añadido frente a los ordenadores de la competencia. Y uno que a mi me encanta.

Lenovo es uno de los grandes productores de PCs, quizás incluso por encima HP, y a partir de ahora llevará preinstalado BlueStacks en sus más de 40 millones de unidades que vende anualmente. Si sumamos los acuerdos con Asus, MSI y AMD, eso significa que más de 100 millones de ordenadores lo llevarán de fábrica.

BlueStacks va a permitir que los usuarios de móviles Android puedan sincronizar sus aplicaciones con el PC, y de esta forma crear una nueva fuente de ingresos de estas compañías: tiendas de aplicaciones propias. Y además, durante el CES la compañía de BlueStacks mostrará cómo funciona la aplicación en los Ultrabooks con Windows 8, con lo que lo hace aún más atractivo.