El grosor de los móviles está llegando a un nivel un poco absurdo, pero que sin duda nos encanta. Alcatel ha presentado One Touch Idol Ultra en el CES de Las Vegas, y se trata de un nuevo smartphone con Android que ha arrebatado al Vivo X1 el título de móvil más delgado del mundo.

Se sitúa en 6.45 mm de grosor (frente a los 6.55 mm del Vivo X1, no hay mucha diferencia la verdad), y se trata de un móvil de gama media. Cuenta con un pantalla HD de 4.7 pulgadas con resolución 1280 x 720 píxeles, procesador de 1.2 GHz de doble núcleo, 1GB de RAM, 8 megapíxels de cámara trasera y 1.3 MP de cámara frontal, y graba vídeos en 720p de alta calidad.

Llegará con Android 4.1 Jelly Bean preinstalado. Estará disponible en China durante el mes de enero, a un precio aproximado de 444 dólares. Eso sí, sólo cuenta con 8 GB de almacenamiento interno y la gran pega: no tiene tarjeta microSD.

Fotos de EnGadget.