Hemos visto como Linus Torvalds ha despotricado contra Nvidia por el nefasto apoyo y colaboración de la empresa a Linux, y esta ha contratacado, pero vamos a ver un poco la realidad del asunto.

Nvidia lleva ofreciendo desde hace tiempo drivers para distribuciones Linux como Ubuntu, en la que son tan sencillos de instalar como un simple click. Seguro que alguno de vosotros lo conocéis si habéis usado esta distribución y tenéis una tarjeta de esta empresa.

Pero con la llegada de la tecnología Optimus, Nvidia básicamente la ha cagado con sus controladores para linux, no sólo porque no funcionan, sino que además en el caso de llegar a funcionar, no hacen un cambio entre la tarjeta integrada en el microprocesador y la dedicada de ellos. Esta tecnología es usada en portátiles con el fin de desconectar dicha tarjeta dedicada para ahorrar batería cuando el equipo no está conectado a la red eléctrica. Este cambio normalmente se hace de forma automática y funciona realmente bien bajo Windows y OS X, pero en Linux no es así, y dado que sus drivers no funcionaban bien, surgió un proyecto Open Source llamado Bumblebee (http://bumblebee-project.org) para proporcionar drivers que sí pudieran elegir usar la tarjeta dedicada o se usara la integrada en el microprocesador.

¿Cómo funciona esto exactamente? Pues como podéis entender, no es de forma automática dicho cambio, pero al menos a los usuarios de Linux nos permite aprovechar las bondades de la tecnología Optimus.

Lo primero es instalar dichos drivers, para lo cual es recomendable desinstalar cualquier driver de NVIDIA anterior, aunque lo mejor sin duda, es hacer una instalación desde cero de una distribución de Linux, sin actualizar nada, para evitar que detecte nuestro chip de NVIDIA y nos instale algún software.

Vamos a poner el ejemplo de una instalación de Ubuntu 12.04 LTS, los pasos a seguir, en linea de comandos, mismamente desde un terminal van a ser los siguiente:

sudo add-apt-repository ppa:bumblebee/stable

sudo add-apt-repository ppa:ubuntu-x-swat/x-updates

sudo apt-get update

sudo apt-get install bumblebee bumblebee-nvidia

Una vez hecho esto, reiniciamos el equipo y ya lo tenemos instalado.

Pero tenerlo instalado no lo es todo, recordemos que no realiza el cambio de forma automática, nosotros tenemos que forzar elegir el uso de la tarjeta dedicada para que sea usado en una aplicación, esto lo realizamos con el comando "optirun", por ejemplo, si queremos abrir la aplicación de firefox, sería así:

optirun firefox

Podreis probar el uso con gráficos 3D por ejemplo con:

optirun glxspheres

Esto podemos hacerlo desde un terminal.

Abrid Firefox con posibilidad de usar la dedicada no tiene mucho sentido a no ser que naveguemos por páginas con videos que no nos vayan fluidos o algún juego en Flash, pero poder usarlo en reproductores de video que usen OpenGL por ejemplo o algún juego si puede ser más interesante, esto, si por fin Steam llega a linux, desde luego lo agradeceremos, sin olvidarnos claramente de wine.

Nota: se puede usar en otras distribuciones, podéis mirarlo en http://bumblebee-project.org/install.html, y si queréis desintalar los drivers de Nvidia debeis hacerlo descargando el driver de Nvidia y en linea de comandos, donde hayais descargado el archivo hacer lo siguiente:

sh NVIDIA-Linux-x86_64-295.59.run --extract-only

dentro de la carpeta creada hacer:

nvidia-installer --uninstall

Nota2: en algunos portátiles se ha detectado que con Optimus no funciona el control de brillo, por lo que mantiene de forma constante el brillo al máximo, con la molestia que acarrea y sobre todo el alto consumo de bateria. Una solución para esto consiste en editar el archivo grub, debemos hacerlo con privilegios, por ejemplo así:

sudo gedit /etc/default/grub

Una vez abierto debemos cambiar la linea

GRUB_CMDLINE_LINUX=""

por

GRUB_CMDLINE_LINUX="acpi_osi=Linux"

guardamos el archivo y ejecutamos:

sudo update-grub

y reiniciamos, ya deberíamos tener control de brillo de la pantalla.