Ya está confirmada la keynote en la que Apple presentará las novedades de iOS y OS X durante la WWDC 2012, en la que Apple suele hablar casi en exclusiva sobre sus sistemas operativos (por algo es una conferencia de desarrolladores).

Será el día 11 a las 10:00 AM, hora del Pacífico (18:00 hora peninsular española), y dudo que presenten un nuevo iPhone pese a todos los rumores que están surgiendo en cuanto a su carcasa. Sobre todo, porque van acompañados de "es un prototipo" o "no está en producción". Es más probable que el iPhone 5 lo presenten en septiembre, como viene ocurriendo en los últimos años (y también para dar los 12 meses aproximados de margen entre iPhones de cara al usuario).

Entre las imágenes que circulan por la web, las de estos días parecen mostrar una carcasa con un conector más pequeño y un poco más alargada, con la cámara frontal centrada. Según esto, el ancho del móvil podría ser igual, pero la altura sería un poco mayor para acomodar una pantalla de 0.5 pulgadas (1.25cm) más grande. Resumiendo: mismo aspecto que el iPhone 4, pero un poco más alto. ¿En serio?

Me parecería un error total por parte de Apple el sacar, por tercer año consecutivo, un diseño de móvil que no innovara absolutamente nada en su aspecto. Y no hace tanto que ha muerto Steve Jobs como para que no existiera ese rediseño que tanto estoy esperando. Seamos sinceros: el diseño de un móvil es importantísimo, y más hoy en día, aunque el del Galaxy S3 haya suscitado muchas críticas. Pero al menos lo han cambiado y han intentado "innovar" dentro de sus posibilidades (no tienen los mejores diseñadores del mundo). Apple sí que los tiene, y por lo tanto deben demostrar de lo que son capaces.

No me gustaría hacer más caso del necesario a algunas evidencias (sí, evidencias) de que con Tim Cook al mando de la compañía se están volviendo cada vez más orientados a crear productos según lo que los responsables de ventas quieren en vez de dejar que los ingenieros creen los productos que quieran y sean los de marketing los que se las arreglen para venderlos. Y en el iPhone 5 tienen que demostrar que no van a seguir la senda fácil para seguir haciendo dinero. Es que es evidente que Apple siempre se ha caracterizado por innovar en el diseño y utilidad de las cosas, y deberían seguir ese camino. En caso contrario, el futuro de la compañía de la manzana sería un poco incierto, a falta de saber qué ocurrirá con el MacBook Pro y el iMac nuevos, que también deberían debutar en el WWDC.