Todo lo que toca Marvel Studios lo convierte en oro. Kevin Feige, con independencia de que en el futuro se acabe cansando con las películas del estudio, ha demostrado hasta ahora que su visión era la acertada para hacer que el público respalde mayoritariamente a los personajes Marvel de cuyos derechos disponen, por muy terciario que puedan ser en la editorial.

El pasado viernes, 27 de abril, se estrenó en Estados Unidos la tercera entrega de Los Vengadores, con el subtítulo de La guerra del Infinito. Los Héroes Más Poderosos de la Tierra se enfrentan a la amenaza de Thanos, quien ataca el planeta en busca de las Gemas del Infinito. A pesar de su estreno oficial el viernes, los primeros pases se hicieron la noche del jueves al viernes, recaudando 39 millones de dólares en Estados Unidos.

Pero, si las cifras parecen exageradas, durante el viernes recaudó en el país 106 millones de dólares en total, incluyendo la cantidad anteriormente mencionada, 83 millones más el sábado y 61 millones el domingo. Si se suma lo recaudado en el extranjero, donde ha ingresado la friolera de 380 millones de dólares, se tiene que ha alcanzado los 630 millones de dólares. Una cifra que es la envidia de la Distinguida Competencia. En un solo fin de semana ya ha recaudado más que Liga de la Justicia en toda su trayectoria en la taquilla mundial.

Oficialmente, se ha convertido en la película que más ha recaudado en su fin de semana de estreno en Estados Unidos, superando los 247 millones de dólares de El despertar de la Fuerza en 2015. Ahora queda por ver si, con Deadpool 2 a la vuelta de la esquina, y con Han Solo: Una historia de Star Wars, es capaz de mantener la recaudación.

Vía: Box Office Mojo.