Malas noticias para la adaptación al cine de Akira, el celebérrimo manga de Katsuhiro Otomo. Tras el anuncio el pasado verano de que seguía en marcha esta película aunque con un presupuesto reducido, su director Jaume Collet-Serra había esquivado dar detalles sobre su producción.

Collet-Serra ha contestado a la pregunta sobre los avances en la producción que no hay ninguno. El director ha indicado que, tras rodar dos películas simultáneamente durante los pasados tres años (Non-Stop y Run All Night), quiere tomarse unas pequeñas vacaciones, antes de decidir su siguiente proyecto.

Obviamente, se le preguntó sobre la cancelación de los planes para la película. Su respuesta fue: “es una pregunta para Warner Bros.”. Así que, a todas luces, Akira regresa al infierno del desarrollo, que es como llaman al estado de aquellas películas cuya puesta en marcha se para por distintas circunstancias durante mucho tiempo, a veces incluso años.

El problema principal es que esta obra requeriría presupuesto y metraje en cantidad suficiente para hacer una adaptación en condiciones y no va a contar con ello. Por lo que se ha comentado, Warner Bros. quiere que la adaptación no cueste más de 70 millones de dólares, y para una sola película. Con esto no hay ni para empezar en una obra de esta envergadura.

Quizá el estudio debería plantearse hacer una miniserie de 10 a 13 episodios para televisión, lo cual le exigiría menos presupuesto, existiría espacio para contar la historia y no necesitaría de grandes nombres. La pena es que probablemente hasta dentro de mucho tiempo no sepamos ninguna novedad de la película. Puede que años.

Vía: Collider.