Los planes de Disney para la propiedad intelectual de Lucasfilm siguen adelante. No sólo va el estudio a explotar todo lo que pueda la franquicia de Star Wars, sino que ahora ha fijado sus miras en la otra saga de Lucas, Indiana Jones. Obviamente, algo tenían que hacer con el personaje, tras comprarle a Paramount los derechos en 2013.

El problema que tiene la franquicia es que requiere de un nuevo actor que se haga cargo del papel. Aunque Harrison Ford ha dejado el listón muy alto (incluso en la cuarta entrega), los responsables de Disney tienen quieren a Chris Pratt como su sucesor.

La elección no es mala, pues Pratt ya ha demostrado que puede encabezar sin despeinarse una película. Es más, la escena inicial de Guardianes de la galaxia parece sacada de cualquiera de las de Indiana Jones.

El proyecto está en una fase embrionaria, aunque habrá que estar atento. No obstante, corren buenos tiempos para Pratt, quien ha acabado siendo el actor revelación de Parks and Recreations.

Vía: Deadline.