La siguiente generación de consolas está a unos meses, entre octubre y noviembre según qué consola y a falta de información oficial de venta, pero eso está teniendo una repercusión directa en las ventas de la actual generación. Sony ha indicado que ha vendido 1.5 millones de PlayStation 4 en el T1 2020, frente a los 2.6 millones del mismo periodo de 2019. Es una reducción a poco más de la mitad, con los jugones esperando ya la nueva generación.

Sony también ha perdido ventas de videojuegos durante el último año, con una reducción del 14 % hasta los 18 500 millones de dólares de ingresos. Entre los motivos principales para esa bajada están unas conversiones de moneda desfavorables y una caída de las ventas de consolas. De hecho la compañía ha vendido 4.2 millones de consolas menos en el último año fiscal que en año fiscal anterior. Pero en general, queda claro que ya está casi aquí la PlayStation 5.

Vía: EnGadget.