Aunque Sony ha tenido un gran éxito de ventas con la PlayStation 4, se ha quedado atrás en un aspecto que es vital hoy en día: el juego interplataforma. Teniendo en cuenta que Fortnite tiene ahora mismo 125 millones de jugadores, cualquier problema que surja en este terreno va a causar su ira. Con la llegada de la versión para la Switch de Fortnite, los jugadores han descubierto que no pueden autenticarse en la portátil de Nintendo si han usado la cuenta de Epic Games en la PlayStation 4.

No ocurre lo mismo para los que usan la cuenta en Xbox, Windows, Android o iOS, ya que pueden usar sin problemas su cuenta en la Switch. Esto evita que los jugadores de PlayStation 4 puedan acceder a todo lo comprado en la versión de la Switch. Teniendo en cuenta que un 40 % de los que poseen una PS4 en EE. UU. también tienen una Switch, son muchos millones de jugadores enfadados.

Tomar una cuenta como rehén en una plataforma es bastante indignante y un problema que no se entiende en el año en que estamos. Sony se ha limitado a decir que «siempre estamos abiertos a escuchar en qué está interesada la comunidad de PlayStation para mejorar la experiencia de juego». Mientras que Nintendo ha sido diplomática con este problema porque «no tiene influencia en los dueños de otras plataformas», Microsoft ha sido bastante más directa, indicando que «esto no ayuda a los consumidores. Si no ayuda a los desarrolladores y tampoco a los consumidores, entonces no creo que ayude a expandir los videojuegos», en palabras de Phil Spencer.

Vía: Ars Technica.