Los propietarios de la Switch echan en falta por ahora una franquicia en sus portátiles: Pokémon. Nintendo —o más bien The Pokémon Company— se lo ha tomado con calma, pero finalmente llegará a la Switch el 16 de noviembre en dos versiones distintas: Pokémon: Let's Go, Eevee! y Pokémon: Let's Go, Pikachu! Según Junichi Masuda, se trata de una nueva versión del Pokémon Amarillo de 1999, que es la última iteración de la primera generación de juegos de Pokémon.

Obviamente al ser una adaptación del juego original a 2018, el arte y la música han sido actualizados, y se han añadido elemento de la serie de dibujos animado, como el Team Rocket y otros personajes. El juego, por tanto, se desarrolla en la región de Kanto y se trata de un clásico.

Más interesante puede resultar el hecho de que va a llegar acompañado del Poké Ball Plus, un mando que se podrá usar para controlar el juego ya que incluye un joystick en el frontal con iluminación led y un botón de acción en la parte superior. Incluye una correa de sujeción para que no termine empotrada contra el televisor, porque incluye un sensor de movimiento para poder lanzarla para capturar a los pokémones, y tiene un USB tipo C para recargar su batería de 220 mAh.

Por tanto, solo se precisa para jugar un Joy Con, pudiéndose igualmente emular el movimiento de lanzar para capturarlos. El Poké Ball Plus se podrá usar con el juego móvil Pokémon Go, vibrando e iluminándose cuando haya un pokemon cerca, y llevará la cuenta de los pasos dados. Su precio será de 50 dólares.

screen-shot-2018-05-29-at-9.26.41-pm-980x613.png

Vía: Ars Technica.