Uno de los juegos estrella durante 2016 en el plano de los deportes electrónicos fue Overwatch. Una curiosa incursión de Blizzard en un tipo de juego que no es el habitual para la compañía, pero que ha demostrado con su buen hacer que ningún género se le resiste. Ahora han anunciado que el juego ha llegado a los 25 millones de jugadores, y la cantidad aumenta.

El aumento ha sido de un 25 % en tres meses, ya que en octubre llegó a los 20 millones. El éxito del juego se le debe en parte a la rápida adopción de este juego por encima de otros asentados como League of Legends en los PC bangs, los cibercafés surcoreanos.

Además es curioso el aumento puesto que el juego es de pago, y que prácticamente no ha bajado de precio desde su puesta a la venta, aunque es lo habitual en los juegos de Blizzard. Sigue a 50 euros en la versión para Windows —¿cuándo una para macOS, Blizzard?—, y 60 euros para consolas.

Vía: The Verge.