Para los que no sepan lo que son los speedrunners, son jugadores de videojuegos que intentan pasarse un título en el menor tiempo posible. Y a pesar de ser gente profesional que puede hasta dedicarse a ello en cuerpo y mente, no están exentos de los ataques de las grandes y malignas corporaciones, en este caso del enemigo de los usuarios, el pesado Windows 10 y sus actualizaciones.

Actualmente se está celebrando el evento con fines benéficos Games Done Quick, en el que multitud de estos jugadores retransmiten por Internet como se pasan un buen montón de juegos lo más rápido posible, para conseguir donaciones para la ONG Médicos sin fronteras. En una partida uno de estos jugadores, Bl00dThunder, perdió unos cuantos segundos de la peor forma posible, Windows 10 se puso a actualizar sin avisar.

Pero antes de que corra la sangre, al final Bl00dThunder tuvo que admitir que todo había sido una broma por parte del jugador, y a pesar de ella consiguió pasarse el Bioshock en tan solo 51 minutos y 54 segundos.

Lo que si que no fue una broma fue lo que le ocurrió a otro jugador poco previsor que intentaba pasarse el juego New Super Mario Bros 2 en su 3DS cuando esta se quedó sin batería. A pesar de los intentos de la organización por que continuara jugando, la partida terminó definitivamente con un "no tengo cargador" por parte del jugador

Vía: Eurogamer, Polygon.