El pasado 15 de noviembre se puso a la venta en EE.UU y Canadá la PlayStation 4, dando inicio a la guerra por la nueva generación de consolas. En su primer fin de semana vendió 1 millón de unidades, y el pasasdo viernes se puso a la venta en Europa y otros mercados.

El resultado es que Sony ha vendido 2,1 millones de unidades en estas dos semanas, frente a 1 millón de Xbox One en su primer día de lanzamiento. Aunque todavía no hay datos suficientes para saber cuál de las dos se está vendiendo mejor (si es que alguna está superando a la otra), el inferior precio de la PS4 está atrayendo más al consumidor en un primer momento.

La mayor pega que se le está poniendo al lanzamiento de Sony es la falta de juegos exclusivos interesantes con la que ha llegado al mercado. Por otra parte, la Xbox One ha recibido mayor interés con títulos como Forza Motorsport 5, Ryse o Dead Rising 3. También en los próximos meses llegarán más exclusivos interesantes a la Xbox One frente a quizás el único que llama la atención de la PS4: The Order 1886.

Habrá que esperar a después de navidades, con los datos de ventas completos de este trimestre, para empezar a valorar cómo ha funcionado esta nueva generación. Aunque, ¿alguien se acueda de la Wii U? No demasiado.

Vía: TechCrunch.