El creador de Wing Commander, Chris Roberts, tenía claro que quería llevar la riqueza de juego de esa mítica saga a los ordenadores de hoy en día. La calidad gráfica que tienen dista muchos de aquellos gráficos para ordenadores de finales del siglo XX (y mirad que suena raro y anticuado decirlo así).

Para poder llevar a cabo la nueva versión del juego, Star Citizen, pidió ayuda a la comunidad de internautas para apoyar con donaciones el desarrollo del mismo. Y al final, ha amasado un total de 6.238.563 dólares procedentes de 89.667 donaciones. De Kickstarter ha sacado 2.134.374 dólares, una cifra que a muchos proyectos les gustaría. El resto lo sacó de la página de Roberts Space Industries, su empresa.

Tras 12 meses de intenso trabajo, esto es lo que ya tienen para mostrar al mundo de lo que puede llegar este juego. Pero eso sí, todavía le quedan unos años más de cocción. Usará el motor Cry Engine 3, señal de que en buenas máquinas tendrá unos gráficos de quitar el hipo. El primer vídeo es "in-game", y el segundo pasa de las pruebas de arte creadas para el juego al Cry Engine 3.