El viernes salió el esperadísimo juego de Bioware Mass Effect 3 (aunque los compradores de la versión digital ya pudieron jugar el jueves). Dejando a un lado la polémica sobre el DLC, los seguidores de la saga no hemos podido resistirnos a devorar el título. Todavía no he podido profundizar en la parte multijugador más allá de lo que probé en la beta.

Historia

La historia es sin duda la parte más importante del juego y se desarrolla exactamente igual que en los títulos anteriores. Continúa con la trama de las anteriores entregas cerrando todos los cabos sueltos. Tiene un aire muy cinematográfico, y para aquellos que no hayan jugado a los anteriores recrea un universo muy rico lleno de intrigas entre las distintas razas que lo componen.

La decisiones afectan a la historia

Otra de las características de la saga es la toma de decisiones y tampoco pierden peso en esta ocasión. Es más, como arrastras todas las decisiones que has estado haciendo desde el primer Mass Effect, en muchas ocasiones te picará la curiosidad de cómo habría sido la historia si hubieses tomado otro camino. Esto lleva a plantearnos muy seriamente volverte a pasar el juego tomando un camino completamente distinto y así descubrir otro de los múltiples finales que tiene la historia (y son un total de 16 finales).

Compañeros

Tal vez una de las mayores diferencias con respecto a las anteriores entregas tiene que ver con la interacción con el resto de los personajes. En este caso diría que es menor, habiendo menos diálogos entre misión y misión. Y se centra en otro de los aspectos curiosos de las saga: la búsqueda de pareja. En este caso más que buscar es vivir la guerra que se está desarrollando con alguna de las relaciones que forjaste en los dos títulos anteriores, y hay unas cuantas escenas románticas.

En general, la historia es bastante buena y no decepcionará para nada a los seguidores, no haciendo uso de los tópicos del género. A pesar de que haya alguna que otra misión secundaria que no aporte nada a la trama, el resto se desarrolla de forma frenética y cuesta despegarte de la pantalla.

Jugabilidad

Esta tercera parte ha evolucionado ligeramente respecto al segundo. La mayor adición es el sistema de gestión del inventario, que en este caso añade el peso de las armas y las mejoras. Dicho peso afectará a la recarga de las habilidades de tal forma que cuanto más peso lleves más tardarán en recargar.

Por lo demás, es todo muy parecido con los mismos controles simples, ya que con la barra espaciadora pausa el juego para que puedas tomar las decisiones de acciones tanto de Shepard como de tus compañeros. Al sistema de coberturas han añadido unas flechas que te indican en que dirección vas a salir de la misma y así mejorar la claridad de la acción.

Tal vez el mayor inconveniente con respecto a la jugabilidad son lo tediosas que se hacen ciertas misiones en la Ciudadela por estar indicadas de forma muy escueta. En esta ocasión hay muchas misiones secundarias en la Ciudadela, algo que en el Mass Effect 2 parecía que habían intentado evitar.

La parte de rol, en la que tenemos que ir subiendo los puntos de las habilidades es exáctamente igual que siempre. Cada vez que subamos de nivel podremos distribuir puntos en mejorar el daño de diversas técnicas de armas, armaduras e implantes bióticos, o adquirir otras nuevas.

Gráficos y música

Desde Mass Effect 2 es una característica que me ha sorprendido bastante. No por el hecho de que sean unos gráficos punteros sino por lo espectaculares que se ven aunque dispongas de una máquina modesta. Los primeros planos lucen muy bien gracias a unas texturas muy trabajadas y a unos juegos de luces y reflejos que le dan vida a la escena. Sin olvidarnos de lo bien modelados que están los rostros con todo lujo de detalles.

Otro truco bastante bueno es el de jugar con el desenfoque de las cosas que están en primer y segundo plano. Lo cual no hace más que recalcar el aspecto de película.

En esta última entrega, la música es sencillamente genial. Se nota la incorporación al equipo de Clint Mansel, compositor de bandas sonoras de películas como por ejemplo Réquiem por un sueño. Siendo la banda sonora que pega con cada una de las situaciones que nos encontremos, siendo espectacular en los momentos épicos.

Conclusiones

Mass effect 3 es un juego totalmente imprescindible, que seguro no va a decepcionar a los seguidores de la saga. El hecho de la variedad de tramas posibles y que se haya añadido la opción multijugador sin duda permite disfrutar del juego durante muchas más horas. Además ya he podido apreciar una mayor integración del juego con la plataforma Origin pudiendo guardar las partidas en la nube y continuar donde lo dejaste en cualquier ordenador. Sin olvidarnos del contenido adicional, que lo gestiona directamente Origin sin tener que andar descargando instaladores para cada paquete nuevo.

Puntuación

8.0

sobre 10