El estudio Double Fine es conocido por obras maestras de las aventuras gráficas como El Día el Tentáculo, Full Throttle o la saga Monkey Island. No consiguieron financiación para una nueva aventura gráfica, ya que las productoras decían que es un genero totalmente obsoleto. Ellos no tenían tan claro que fuera así, por lo que recurrieron al crowdfunding a través de kickstarter para comprobar si los fans que han cosechado a lo largo de su carrera opinaban lo mismo.

Sus propios cálculos se han sobrepasado ampliamente, ya que la cantidad inicial que pedían eran 400.000 dólares, cifra que tardaron en cubrir menos de ocho horas. Actualemente podemos ver que han conseguido recolectar cerca de 1,7 millones de dólares. Como resultado de tan buena acogida, van a invertir ese dinero para darle más calidad a la aventura, publicarla en más platformas y traducirla a más idiomas. Además, por ser un proyecto financiado por los fans, quieren devolverles parte del favor haciendo un documental en el que detallarán todo el proceso de creación.

Es una gran noticia para el mundo del videojuego, en el que parece que solo se pueden sacar juegos de acción y rol multijugador. Quién sabe si esto puede abrir un pequeño nicho a nuevas y desternillantes aventuras que nos abran un poquito el abanico de cara a futuros lanzamientos. En lo que al crowdfundig se refiere, no creo que se vayan a ver muchas más inciativas así. Una cosa es esta novedad valiéndose de la nostalgia de los jugones y otra muy distinta que se ponga esto de moda para intentar aprovecharse de los fans.