MSI cuenta con una buena cantidad de equipos de sobremesa en su catálogo, los cuales suelen ser prácticos para los que no quieran complicarse la vida montándose un clónico. El MAG META S es uno de los equipos más modestos de la compañía, tratándose en este caso de una serie que incluye procesadores de AMD. El modelo que aquí analizo, el 5SI-030XES, es el más modesto con un Ryzen 5 3600 y una GTX 1660 Super.

Videoanálisis

Vídeo

Desembalado

0_dscf6854.jpg

El MAG META S llega en una caja embutido en piezas de poliespán para protegerlo adecuadamente. Aunque dispone de una tapa lateral con ventana de metacrilato, hay otra de acero con puntos de anclaje para un ventilador adicional. Por la potencia del equipo no va a ser necesario, pero no está mal la opción por si se cambia la tarjeta gráfica o el procesador en algún momento.

También se incluye una caja con algunos extras: un cable de alimentación, tres cables SATA3 para almacenamiento, tornillos para instalar esas unidades, varios pasquines de publicidad de la compañía y sus servicios, una pequeña guía rápida de instalación en una treintena de idiomas, y el libro de garantía.

MAG META S 5SI-030XES de MSI
Dimensiones (al. × an. × pr.)422.89 mm × 185.4 mm × 480.27 mm
Volumen37.7 L
Peso10 kg
CPURyzen 5 3600 de AMD
Tarjeta gráficaGTX 1660 Super de MSI
Memoriaun módulo de 16 GB, DDR4-3200, CL 22
AlmacenamientoSSD 512 GB PCIe 3.0 ×4 (SN540 de Western Digital)
Fuente de alimentación500 vatios, 80 PLUS Bronce
Extrasiluminación ARGB, sin sistema operativo preinstalado
PVPR899 euros
PVP799 euros (nov. 2022)

El aspecto externo de la MAG Meta S es el de una semitorre de tamaño medio tirando a pequeña, contando con 422.89 mm × 185.4 mm × 480.27 mm y un volumen de 37.7 L. Se puede poner perfectamente encima de la mesa sin que ocupe mucho espacio, que es además donde se apreciará bien la iluminación ARGB que incluye. Esta se centra en el frontal así como el interior. Es una iluminación discreta y modificable con un botón en el frontal.

La caja usa planchas de acero de grosor normal. Viendo el interior, da la sensación de ser una caja de algo sobre los 40 euros. Aun así, está bien construida y su estructura es bastante rígida por lo que el conjunto está bien para el tipo de sobremesa que es. El aspecto del frontal hecho de plástico queda bien, con un par de franjas de ventilación visibles.

En el frontal se incluyen dos puertos USB 3.0, dos tomas de 3.5 mm, y botones de arranque y control de la iluminación ARGB del equipo a través de varios modos de color estático y rotatorio, aunque básicos.

En la parte trasera se pueden ver cuatro puertos USB 3.0, dos puertos USB 2.0, un RJ-45 (1 Gb/s), tres tomas de audio de 3.5 mm, dos PS/2, un DVI-D y un HDMI 1.4 saliendo de la placa base, así como un DVI-D, un HDMI 2.0 y un DisplayPort 1.4 de la tarjeta gráfica. Es una conectividad suficiente aunque básica. Chirria un poco que la parte trasera sea de color gris metálico como las cajas baratas siendo el resto negro.

En cuanto al interior, se puede ver que la fuente de alimentación (FSP500-50AAC) va en la parte superior por lo que ayuda a extraer calor del interior de la caja. Es un diseño que hace años provocaba grandes percances si la fuente no estaba sobredimensionada o era de mala calidad, pero la incluida no tiene ninguno de esos problemas. Es de 500 W con certificado 80 PLUS Bronce. El equipo no consumirá más de 200-250 W atendiendo al procesador y tarjeta gráfica que lleva.

Para la refrigeración solo hay un ventilador de 80 mm en la parte posterior, y la tarjeta gráfica está situada bastante abajo en la caja, por lo que el ventilador de la fuente de alimentación capturará poco calor del interior; mayormente el del procesador. La plancha con ventana dispone de huecos para que escape el aire, y la sólida tiene rejilla para lo mismo. En el frontal no se puede instalar ventiladores, por lo que la refrigeración es más bien limitada si se va a tener la tapa puesta.

Características

0_dscf6857.jpg

El equipo lleva tiempo a la venta pero como la GTX 1660 Super se sigue produciendo y el Ryzen 5 3600 hay modelos similares de la serie Ryzen 4000 a la venta —específicamente el Ryzen 5 4500—, es un equipo que se puede montar algo similar por uno mismo. El procesador es de seis núcleos con multihilo, y como se puede ver en el análisis de este procesador que hice cuando llegó en 2019 es un buen procesador para el día a día y para jugar. Es un modelo de 65 vatios de potencia de diseño térmico, y MSI usa un disipador similar al de serie de AMD. Este ventilador no hace casi ruido con la CPU en carga.

La tarjeta gráfica GTX 1660 Super es prácticamente igual que la GTX 1660 pero con mayor ancho de banda. Su PVPR era de 229 dólares, pero como la gama media sigue patas arriba por el criptocrac anda sobre los 300 euros. La GPU que incluye es de arquitectura Turing, con 1408 sombreadores, y 6 GB de VRAM de tipo GDDR6 a 14 GHz. Su consumo en carga ronda los 125 W.

La placa base es una A520M-A Pro, y por tanto tiene el chipset A520 de MSI. Hay una actualización disponible para el BIOS del pasado junio, pero por aquello de no tocar más de la cuenta para el análisis no la he instalado. MSI no indica en su web para qué es, pero quizás añada compatibilidad con más procesadores Ryzen porque la versión preinstalado es de hace un año. La ranura PCIe es 3.0 ×16, y la de almacenamiento M.2 2280 es PCIe 3.0 ×4.

La elección de placa base permite actualizar el equipo en un futuro a algún Ryzen 5000, aunque la refrigeración del equipo y su fuente de alimentación limita la renovación de tarjeta gráfica a algo con un consumo como mucho de 200 vatios, siempre que se quiera mantener la tapa puesta. Siendo un equipo orientado al sector económico, el jugón medio tampoco va a necesitar mucho más. Las opciones de actualización a futuro no son malas.

Desglose de componentes y encaje en el mercado actual

0_dscf6866.jpg

Para saber si un sobremesa premontado es compra interesante o no hay que mirar qué componentes incluye y lo que costaría montarse algo similar en el momento de su compra. Esos componentes con sus precios actuales (nov. 2022) serían:

  • Ryzen 5 3600: 100 euros. El procesador vendría a ser como el Ryzen 5 4500 más reciente y es el precio que he tomado de referencia.
  • GTX 1660 Super: 300 euros. El modelo concreto GTX 1660 Super Aero ITX de MSI está algo más caro, por unos 350 euros, pero no tiene diferencia de rendimiento respecto a otros que están más baratos, sobre los 260-270 euros. Así pues, opto por un precio intermedio.
  • Placa base basada A520M-A Pro de MSI con wifi y Bluetooth: 110 euros
  • Refrigeración de serie: sin coste
  • Caja económica con ARGB y un ventilador: 50 euros con la tapa adicional
  • Fuente 500 W 80 PLUS Bronce: 50 euros
  • 16 GB DDR4-3200 CL 22: 60 euros
  • SSD tipo PCIe 3.0 ×4 de 512 GB (SN540 de WD): 50 euros

La suma anterior da 720 euros, por lo que se estaría pagando un sobrecoste de unos 80 euros frente a montarse algo similar si se comprara a sus 800 euros de PVP actuales. Con el coste de montaje que cobran algunas tiendas —otras lo hacen gratis—, el sobrecoste podría ser sobre los 30 o 40 euros. En algunos sitios se podrá encontrar más barato, sobre los 700 o 750 euros.

No me parece un sobrecoste excesivo, pero hay que tener en cuenta que esos ochenta euros permitirían por ejemplo incluir un procesador algo más potente como un Ryzen 5 5600 o una tarjeta gráfica mejor como una RTX 3060. Ahí estaría que cada uno valorara si le merece la pena o no. Pero como digo siempre con los equipos de sobremesa, la ventaja que tienen es que son más propensos a encontrarse de oferta en muchas tiendas, cosa que no ocurre cuando montas un clónico con todos los componentes comprados por separado.

En definitiva, me parece un precio en la línea de lo que lleva y el PVP actual (noviembre 2022). Si lees esto en algún momento posterior, ajusta los precios a la realidad del mercado y echa cuentas. El modelo igual pero con 8 GB de RAM a veces se le ha visto por 650 euros, por lo que sería una compra bastante buena.

Procesador

0_dscf6871.jpg

El Ryzen 5 3600 es un modelo de seis núcleos con multihilo que se vendió muchísimo durante 2019 y 2020. Puede conformar un buen núcleo de un equipo de gama media o media-baja para jugar, y con una GTX 1660 Super no va a tener problema de aprovecharla al máximo. A la hora de darle un uso algo más profesional va a dar un resultado más discreto si se compara con los procesadores sobre los 200 euros que se venden en 2022, pero no queda tampoco mal.

Producto Posición
Ryzen 5 7600X
1951
Core i7-12700K
1939
Core i5-12400F
1673
Ryzen 7 5800X
1599
Core i5-11400F
1400
Core i9-10900K
1382
Core i7-10700K
1309
Ryzen 5 3600
1236
Core i7-8700K
1207
Producto Posición
Ryzen 5 7600X
2154
Core i7-12700K
1839
Ryzen 7 5800X
1673
Core i5-12400F
1655
Core i5-11400F
1558
Core i9-10900K
1367
Core i7-8700K
1279
Ryzen 5 3600
1205

Tarjeta gráfica

0_dscf6867.jpg

He probado los juegos con el ajuste 'medio' o el nombre similar que tenga en el juego, salvo en Cyberpunk 2077 que he usado el preajuste 'bajo'. Por la potencia que tiene voy a dar por hecho que el Ryzen 5 3600 no la limita o lo hace de manera insignificante.

La GPU de esta tarjeta gráfica es de arquitectura Turing, pero se sigue vendiendo, y bastante porque no hay muchas alternativas más baratas. NVIDIA ha diversificado mucho la producción de sus GPU y resulta extraño que la 1660 Super no haya sido totalmente sustituida por la RTX 3050. Pero se ha salido de una criptoburbuja solo hace unos meses, ahora hay una mala coyuntura económica, y así es como está el mercado.

GTX 1660 Super
Cyberpunk 2077
Calidad baja
81
Shadow of the Tomb Raider
Calidad media
97
Hitman 2
Calidad intermedia
73
Red Dead Redemption 2
Calidad equilibrada
64
Horizon Zero Dawn
Calidad original
91
Total War: Warhammer 2
Calidad media
105
The Division 2
Calidad media
117

Dentro de ello, al final no es mala tarjeta gráfica. Da para jugar a FHD y calidad media-alta a más de 60 f/s, en algunos casos cerca de los 144 Hz, por lo que satisfará a muchos jugones por lo que cuesta el equipo. Que solo haya un módulo de 16 GB en lugar de dos de ocho gigas puede perjudicar ligeramente el rendimiento en juegos debido a que no está aprovechando el doble canal. En los juegos que sean más exigentes en cuanto a la latencia puede haber una ligera pérdida.

Si se mira el análisis de la RTX 3050 Aero ITX que hice hace unos meses, la GTX 1660 Super no queda muy alejada, siendo por tanto tarjetas gráficas muy similares. La desventaja es que la RTX 3050 tiene acceso a DLSS, que a FHD da un gran resultado, pero al ser FSR 2.0 multiplataforma, que proporciona una mejora similar, siempre se puede optar por ello. Aun así, con la GTX 1660 Super los escalados temporales dan un rendimiento bastante discreto a FHD. En equilibrado, Cyberpunk 2077 pasará de esos 81 fotogramas a unos 87 fotogramas, lo cual es un siete por ciento de mejora. Pero menos da una piedra.

Almacenamiento

Sobre el almacenamiento, la placa base solo cuenta con una ranura M.2 2280 con interfaz PCIe 3.0 ×4. Está poblada con una SSD tipo SN540 producida por Western Digital de 512 GB. Para el resto de almacenamiento habrá que recurrir a bandejas dispuestas en el frontal, donde se pueden instalar tres unidades de 2.5/3.5 pulgadas.

Según Western Digital, esta unidad para los fabricants de equipos originales tiene una velocidad máxima de 3200/1500 MB/s de lectura/escritura secuencial así como una velocidad de lectura/escritura aleatoria que alcanza los 350/150 kIOPS en su modelo de 512 GB, con una durabilidad de 150 TB El modelo de 2 TB podría alcanzar más, los 3.5/3 GB/s secuenciales y 450/450 kIOPS, por lo que se ve que dista del rendimiento y durabilidad de las mejores unidades PCIe 3.0.

Según las pruebas de CrystalDiskMark 8, alcanza los 3300 MB/s de lectura secuencial y los 1500 MB/s de escritura secuencial, con un rendimiento aleatorio de 36/179 MB/s. Son valores buenos para el tamaño de la unidad y el tipo de equipo, y en el día a día servirá bastante bien al usuario. No dará problemas.

Conectividad

Sobre el wifi tengo que decir que es algo lento, aunque dependerá de dónde se ubique el equipo. La no inclusión de antenas para mejorar la recepción de señal puede convertir en inútil la tarjeta combo de wifi más Bluetooth que hay en la placa base. Resulta un apartado un poco extraño en el que ahorrar costes, porque puede ser frustrante.

Durante las pruebas, teniendo el equipo debajo de la mesa y el rúter a apenas tres metros, no superaba una velocidad de descarga de 8 MB/s. Poco, muy poco como tengas que instalar algún juego. Lo mejor sería cambiar a un adaptador USB de wifi 802.11ac, o poner un Ethernet. El Bluetooth va bien, aunque con solo tres o cuatro metros de alcance.

Consumo y ruido

Aunque el equipo no incluye los componentes más modernos y de menor consumo, realmente no es un equipo que vaya a consumir mucho. La tarjeta gráfica como mucho son 125 W, y el procesador se sitúa sobre los 70 W en carga completa. Teniendo en cuenta que en juegos este último no estará consumiendo al máximo, al final el equipo completo se queda sobre los 215 W, teniendo en cuenta la iluminación, placa base, memoria, etc. En algunos juegos muy concretos y muy intensivos de CPU y GPU puede alcanzar los 225 vatios, como en Red Dead Redemption 2.

Está medido en el enchufe, por lo que incluye las pérdidas por la eficiencia energética de la fuente de alimentación. Por tanto, sus 500 W son mucho más que suficientes para este equipo, situándose en carga en la horquilla del 40-60 % del vataje máximo sobre la fuente que es cuando tiene mayor eficiencia energética, que en este caso es de un 85 % a mitad de potencia. No puedo poner ninguna pega a este respecto y, como he dicho anteriormente, no hay problema con que la fuente esté en la parte superior.

0_consumo.jpg

El tema del ruido es algo en lo que tengo que detenerme un poco. Si se deja el equipo tal cual llega de fábrica, el elemento que más ruido hace es la tarjeta gráfica, y con diferencia. El diseño de un solo ventilador hace que pueda girar a muy altas revoluciones, lo cual generará bastante ruido. Por defecto es bastante agresivo a la hora de activarlo, por lo que aunque el límite de la GPU es de 87 ºC intentará mantenerla a la menor temperatura posible, lo cual hará que el ventilador funciona más de 3000 r. p. m. Tiene el inconveniente de que en ciertos juegos muy intensos, como Red Dead Redemption 2, hará mucho ruido, sobre los 43 dB, con una cierta componente aguda algo molesta. Incluso en reposo, si se pone el equipo encima de la mesa, se va a notar esa ligera componentes aguda; debajo de la mesa no se nota.

Ahora hago la recomendación de siempre que es instalar la apli Afterburner de MSI para controlar los parámetros de la tarjeta gráfica. En este caso he optado por fijar la velocidad del ventilador al 60 %, unas 2000 r. p. m., y en ese momento el ruido se mantiene sobre los 36-38 dB, sin componente aguda que pueda ser molesta. El rendimiento no varía prácticamente, aunque la temperatura de la tarjeta gráfica se mantendrá en los 86 ºC.

En Red Dead Redemption 2 se siguen obteniendo 64 f/s, y en The Division 2 se queda sobre los 113 f/s tras media hora de juego. El consumo en este caso se va por debajo de los 200 W ya que la tarjeta gráfica se autolimita a en torno de un 85 % del consumo máximo al bajar las frecuencias de funcionamiento para que las temperaturas no superen los 86 ºC de tope. De esta forma, el equipo funciona con un ruido bastante bajo, y de tener que usarlo con auriculares pasa a ser un equipo apto para poner encima del escritorio en lugar de debajo de él. Los usuarios más avanzados pueden modificar directamente la curva de voltaje en Afterburner y podrán conseguir bajadas de consumo bastante mayores manteniendo el rendimiento.

Conclusión

0_dscf6859.jpg

El sobremesa MAG Meta S es un modelo orientado al sector económico y hay algunos elementos que lo identifican rápidamente como tal. La caja se nota algo barata y la iluminación ARGB no lo evita, aunque su diseño está bien salvo por la plancha lateral con ese metacrilato que es más propio de cajas de hace unos años que de las actuales. La disposición de la fuente en la parte superior es otra forma de ahorrar costes, pero no va a dar problemas, y como es habitual MSI la usa para extraer calor del interior por lo limitado de la refrigeración de la caja.

El resto de elementos de este equipo de sobremesa está bien. El procesador dará fluidez más que de sobra para el día a día y la tarjeta gráfica puede mover juegos relativamente exigentes a FHD y 80-120 fotogramas con preajuste 'medio', y a FHD y alta-ultra a 60 f/s. Otros muy exigentes los moverá a calidad baja o media a 60 f/s como Cyberpunk 2077 o Red Dead Redemption 2. Los de deportes electrónicos incluso a 144 Hz y ultra. Por tanto, el jugón medio podrá acompañarlo de un monitor FHD de 144 Hz.

Recomendaría ajustar con Afterburner algunos parámetros de la tarjeta gráfica para que no hiciera ruido, porque realmente es el único elemento que molesta en el equipo. Habría preferido ver un modelo de doble ventilador, aunque el alto ruido que puede hacer se pueda evitar fácilmente con poca o ninguna pérdida de rendimiento. La refrigeración de la CPU, aun siendo prácticamente la de serie de AMD para el Ryzen 5 3600, no hace casi ruido en carga completa y no se hace molesta, aunque se notará que está ahí.

Por lo demás, como he dicho es una cuestión del precio que tenga montar un equipo similar con componentes comprados por separado cuando se vaya a adquirir un PC nuevo. En el momento de analizarlo, en noviembre de 2022, el MAG Meta S solo resulta ser ligeramente más caro y por tanto no es mala compra, teniendo en cuenta lo expuesto en el análisis. Es un buen equipo para jugar a FHD.