Motorola tiene un amplio catálogo de móviles, pero la renovación reciente en forma del Moto G71 parte de unas características interesantes. Su aspecto no es muy distinto a otros móviles del mercado aunque en estos dispositivos de gama media no importa tanto lo bonito porque es un sector muy competitivo. Este móvil tiene un PVR de 300 euros, aunque con ofertas puntuales ya empieza a gravitar hacia los 250 euros. Por eso a priori resulta un modelo interesante.

Videoanálisis

Vídeo

Desembalado y características

captura_de_pantalla_2022-04-04_a_las_15.01.47.jpg

El Moto G71 5G llega en una pequeña caja azul como es habitual ajustada al tamaño del móvil. Nada más abrir la caja se verá el móvil con una pegatina en su pantalla con un poco de publicidad de sus características. El móvil se proporciona con una funda de plástico transparente ya puesta lo cual es un pequeño ahorro para los que opten por este móvil.

La bandeja sobre la que está el móvil tiene en su interior el libreto de instrucciones e información de registro del producto con Motorola, así como el eyector de la bandeja de las SIM. Por último, en la caja se incluye también un cargador de 33 W con un toma USB tipo C y un cable USB tipo C a USB tipo C de medio metro y buena calidad.

La estética del Moto G71 5G es bonita aunque dentro de lo habitual para esta marca y otras en el sector, con una trasera con un degradado que cambia según la incidencia de la luz, y queda bastante bien. Apenas pesa 179 g y se nota bien en la mano, ni muy pesado ni muy ligero. Motorola le da su habitual acabado con repelente de agua, que estará bien para salpicaduras accidentales pero no metería el móvil bajo el agua porque no está pensado para ello.

La parte frontal tiene una pantalla de 16.3 cm de diagonal con algo de marcos, y un poco más en la parte inferior. La pantalla tiene un balazo en la parte superior central para la cámara, la cual es de 16 Mpx y ƒ/2.2. Esta pantalla es de tipo OLED con una resolución de 2400 × 1080 píxeles, es de 60 Hz. Por su PVR podría haber sido perfectamente de 90 o 120 Hz, pero el PVP de los móviles de Motorola, y en el momento de escribir esto (abril de 2022) se sitúa más bien sobre los 260 euros por lo que si el resto del dispositivo acompaña tampoco es que sea un gran problema. Viene bien que sean de 120 Hz para dar mayor sensación de fluidez al deslizarse por un sitio web, pero esa frecuencia consume más por lo que no siempre le resulta interesante al usuario.

Moto G71 5G de Motorola
ProcesadorSnapdragon 695
RAM6 GB
NAND128 GB UFS 2.1
Pantalla
16.3 cm (6.4 in) AMOLED, 60 Hz
2400 × 1080 píxeles (412 PPP)
Altavocesun altavoz inferior, Dolby Atmos
Dimensiones161.19 mm × 73.87 mm × 8.49 mm
Peso179 gramos
Módem2G: 850, 900, 1800, 1900 MHz
3G: 850, 900, 1900, 2100 MHz
4G: bandas 1, 2, 3, 4, 5, 7, 8, 12, 17, 18, 19, 20, 26, 28, 32, 38, 39, 40, 41, 42, 43, 66
5G: 1, 3, 5, 7, 8, 20, 28, 38, 40, 41, 66, 77, 78 autónoma / no autónoma
Tamaño SIMdoble nano-SIM
Cámara traseraprincipal: 50 Mpx ƒ/1.8, FHD y 60 f/s
ultra gran angular: 8 Mpx ƒ/2.2 118º
fotomacrografía: 2 Mpx ƒ/2.4
Cámara frontal16 Mpx ƒ/2.2, FHD y 30 f/s
Batería5000 mAh, carga rápida 33 W
Lector de huellasparte trasera
ConectividadBluetooth 5.0, wifi 802.11 ac, USB 2.0 tipo C, NFC
Sis. operativoAndroid 11
PVPR299 euros
PVP259 euros (2 abr. 2022)

El procesador es un Snapdragon 695 y está acompañado de 6 GB de memoria y 128 GB de almacenamiento. Todo es suficiente para que el smartphone vaya perfectamente fluido en el día a día y mueva sin problemas la pantalla en juegos menos exigentes, aunque de eso hablaré un poco más abajo. Quizás la opción del procesador por su PVPR de 299 euros no sea la más adecuada, pero no se puede decir que no rinda bien.

En los cantos, dentro de la estructura en plástico que tiene aunque que le da una buena sensación de agarre a este móvil, se puede ver en la parte derecha los botones de encendido, el de volumen y el de acceso al Asistente de Google. Este botón le resultará muy útil a todos aquellos que lo usen sin parar, y tengo varios amigos que lo usan continuamente. En mi caso no soy muy de usar los asistentes, pero es innegable el hecho de que el Asistente de Google es el más avanzado de los que están disponibles en el mercado. Este botón siempre es un buen añadido.

En la parte izquierda se encuentra la bandeja para las dos tarjetas nano-SIM —se puede vender en algunos países con solo una, así que tened cuidado con el modelo que miréis—, y el gran ausente es el lector de tarjetas micro-SD. Personalmente con 128 GB tengo más que suficiente para un móvil, aunque siempre habrá quien la eche en falta, aunque cada vez son menos. En la parte inferior se puede ver la toma de 3.5 mm y el altavoz que incluye este dispositivo. Alcanza un volumen alto y sin distorsión, que lo prefiero a las configuraciones seudoestéreo usando el auricular del móvil.

La batería de este modelo es de 5000 mAh que cae en lo estándar hoy en día. Las baterías no han avanzado mucho en capacidad en el último par de años, centrándose las compañías en la carga rápida. Este móvil admite carga de hasta 33 W, y como he comentado antes se incluye el cargador con él.

captura_de_pantalla_2022-04-04_a_las_15.00.24.jpg

La parte de atrás me resulta muy agradable al tacto, aunque es donde ubica la compañía el lector de huellas dactilares. No es la posición que me resulte más cómoda, y además tampoco es el lector de huellas más rápido del mercado, con algún fallo que otro de reconocimiento durante el tiempo que lo he estado probando. Soy de dejar el móvil sobre la mesa y obviamente prefiero los móviles que tienen el lector de huellas en pantalla.

En la parte trasera también se puede ver el sistema de cámaras de que dispone el móvil. Suelo preferir que las compañías se centren en la cámara principal y, si son ya algo más caros, que aporten una segunda que realmente sea aprovechable. En este caso el móvil incluye una principal de 50 Mpx, una secundaria de 8 Mpx de ultra gran angular y una de fotomacrografía de 2 Mpx. Aunque hablaré de ellas más abajo, la de ultra gran angular me resulta prescindible, aunque la de macro curiosamente me resulta adecuada y mejor para esas tomas muy cerca que la principal.

Rendimiento

0_dscf0980.jpg

El procesador de este móvil o celular es un Snapdragon 695, que pudiera parecer que no es la mejor opción para un dispositivo de 300 euros de PVR aunque sí para un móvil de 260 euros de PVP. Es un procesador fabricado a 6 nm por TSMC con dos potentes núcleos Kryo 660 a 2.2 GHz con otro clúster de seis Kryo 560 a 1.8 GHz.

La elección de proceso litográfico es bastante interesante porque hace que rivalice en rendimiento por vatio con un supuestamente bastante mejor Snapdragon 780G. La diferencia es que este último está fabricado a 5 nm por Samsung, que es un proceso litográfico peor que el de 6 nm de TSMC. Al final del día, aunque el SD695 es menos potente, en realidad es bastante más eficiente y eso beneficia a la autonomía del dispositivo. Pero sea como sea, la fluidez del móvil es total y es un buen procesador.

La unidad gráfica es una Adreno 619, que es bastante potente aunque le quede un poco grande la pantalla para moverla a 60 fotogramas en juegos punteros para móvil. Aun así, ajustando calidades irá suficientemente fluida como se puede ver en las pruebas de más abajo. En la parte de GPU el SD780G es bastante mejor con su Adreno 642.

CPU

Producto Posición
Moto G100
2860
Nord 2 5G
2818
Mi 11 Lite 5G
2792
Moto G71 5G
1895
Producto Posición
Moto G100
950
Mi 11 Lite 5G
814
Nord 2 5G
806
Moto G71 5G
667

GPU

Producto Posición
Moto G100
56
Nord 2 5G
47
Moto G71 5G
20

Almacenamiento

En cuanto al almacenamiento, es de tipo UFS 2.1 por lo que será muy rápido en las tareas normales del dispositivo. Este tipo de memoria flash es ya la habitual en los móviles salvo en los de gama baja donde sigue siendo de tipo eMMC, bastante más lenta. En este caso, en PCMark el móvil alcanza los 459/348 MB/s de lectura/escritura secuencial, mientras que la lectura/escritura aleatoria se queda en los 26/31 MB/s. Son valores buenos para el día a día.

Pantalla

captura_de_pantalla_2022-04-04_a_las_2.53.37.jpg

La pantalla tiene muy buena calidad de color aunque por defecto viene con un perfil de color saturado activado por defecto que desvirtúa todos los colores. Afortunadamente se puede cambiar a un modo sRGB que reproducirá más fielmente los colores, lo cual es importante a la hora de sacar fotografías o trastear con otro contenido multimedia. El modo saturado puede ser interesante para reproducir multimedia porque convierte todos los colores en más vivos, pero siendo diseñador gráfico nunca usaría un modo irreal para reproducir contenido.

El contenido se ve bastante nítido en esta pantalla y en general la uniformidad del color es correcta. Un tema aparte es que su brillo máximo es algo bajo, sobre los 450-500 nits. Esto puede afectar al uso del dispositivo en exteriores cuando se tenga el tema oscuro activo, que siendo una AMOLED y si te interesa aumentar su autonomía deberías tener activado. Ese brillo puede ser un problema en ciertos días nublados con mucha claridad o cuando le dé directamente la luz del sol. Probando las cámaras tuve que devolverlo al tema claro para poder verla bien y que se viera bien la pantalla mientras la grababa en vídeo mostrando los menús de ajustes. La aplicación de Cámara solo admite fondo negro, pero tiene letra más clara y se ve mejor en exteriores.

Sea como sea, el resumen es que me resulta buena pantalla, grande, nítida, con buena reproducción de colores, y con un brillo máximo que me habría gustado que fuera un poco más alto ya que es más propio de móviles de 200 euros que de 300 euros. Sobre los 300-350 euros de PVP se pueden encontrar móviles con pantallas de incluso 1200 nits, por lo que al final hay que esperar a ver en qué PVP se asienta el móvil para los próximos meses.

Autonomía

cargador.jpg

El apartado de la autonomía queda bien cubierto con una batería de 5000 mAh con carga rápida de 33 W a través de un puerto USB tipo C. En la prueba de autonomía de PCMark se pueden alcanzar sobre las quince horas de autonomía. Reproduciendo vídeo se situará sobre las dieciocho horas, y navegando por internet sobre las catorce horas.

En unas pruebas más realistas se irá más bien hacia las diez horas de autonomía. En ello suelo incluir navegación, alguna llamada, la sesión de fotos y vídeo de una hora para probar las cámaras traseras durante el día, reproducción de vídeo y chat. La sesión de fotos, sobre todo por grabar los vídeos y trastear con los menús de Cámara y los ajustes del móvil —con el tema claro puesto—, hizo que volara algo más del 20 % dela batería. Es un uso relativamente intenso de pantalla, cámaras y procesador por lo que me parece que en general tiene una autonomía dentro de lo normal.

En cuanto a la carga rápida, se puede cargar desde cero en poco más de una hora. El cargador suministrado con el teléfono móvil es de 11 V y 3 A. Si se carga desde un puerto USB 3.0 de un PC la carga llevará en torno a tres horas, y si quieres maximizar la vida útil de la batería lo ideal sería recurrir a un cargador sobre los 15 W con un tiempo de carga en torno a las dos horas.

Cámaras

captura_de_pantalla_2022-04-04_a_las_2.53.11.jpg

Las cámaras traseras del Moto G71 5G incluyen una principal de 50 Mpx y ƒ/1.8, una secundaria de ultra gran angular de 8 Mpx y ƒ/2.2 de 118º, y una terciaria de 2 Mpx y ƒ/2.4 para fotomacrografía. Está dentro de lo normal entre los 200 y 300 euros, aunque como siempre me gustaría que en estos precios las compañías se centraran en aportar una buena cámara principal prescindiendo de las otras. Aunque en el Moto G71, la principal no está mal y la de macro es interesante.

Antes de hablar de la calidad de las fotos he de decir que durante el periodo en que he probado el Moto G71 5G todos los días han estado nublados sobre Madrid y ha supuesto un reto para la cámara del móvil como lo habría sido para cualquier otra. Al final de la sesión de fotos y vídeo milagrosamente salió el sol y pude hacer fotos con algo más de luz para poder probar mejor de lo que es capaz, aunque tampoco muchas.

En esta situación de ambiente nublado se puede notar en las fotos cierto aguado adicional para reducir ruido, que no se notará salvo que se amplíe bastante las instantáneas. No es un difuminado agresivo sino más bien algo ligero, y lo hace bastante bien. La cámara principal consigue capturar bien los colores, siendo bastante fieles a la escena, con buena exposición y saturación. En cuanto salió el sol las fotos ganaron en detalle, manteniendo la buena calidad de imagen.

Sobre la de ultra gran angular, puede estar bien para ciertos tipos de fotos, pero en general el que baje a una cámara de 8 Mpx hace que pierda bastante detalle, y con el ambiente nublado pierde aún más. El posprocesamiento es bastante más agresivo en este caso y se pierde mucho detalle en los bordes.

En cuanto a la cámara de fotomacrografía, es mejor usarla para las fotos cercanas que la cámara principal. Permite acercarse más a los objetos, y tiene un nivel de detalle superior, con buena exposición y saturación. Resulta un buen añadido al móvil a diferencia de la de ultra gran angular que es claramente mejorable. El móvil avisará de que este modo está disponible cuando detecte que se está muy cerca de un objeto usando la cámara principal.

Una vez que han pasado los tiempos en los que las compañías se centraban en proporcionar la mejor cámara de selfis en los móviles, muchas han pasado al otro extremo: casi no le dan importancia a la cámara frontal, y recortan mucho en ella. Motorola, en su espíritu de equilibrar los dispositivos —que no siempre lo consigue—, aporta una cámara frontal con buen detalle y modos de operación.

La siguiente foto muestra la calidad de la cámara frontal, que no está mal, pero al poderse guardar en bruto —en este caso se guarda como DNG— se puede manipular más fácilmente desde Photoshop y otros programas de retoque. Esa modificación permite equilibrar mejor los colores y conservar más detalles al retocarla. Se puede ver por ejemplo en las zonas oscuras, que es básicamente la cámara. Sea como sea, la cámara frontal no está mal aunque introduce más ruido que la principal, sobre todo si no se tiene luz de día. Pero por lo demás, cubre bien las necesidades de los que se se sacan autofotos.

comparacio__n-raw-jpg.jpg

Software

La versión preinstalada de Android es la 11 y como es habitual en Motorola se trata de una versión casi sin modificaciones, por tanto más cercana a la experiencia de Android Puro. Eso sí, no faltan las aplicaciones específicas de Motorola para crearse una cuenta de Motorola, gestionar ciertos gestos del teléfono y otros pequeños apartados, pero se pueden omitir totalmente sin problemas.

Puesto que es casi Android puro tampoco hay mucho más que decir en este terreno salvo que me gustaría que hubiera llegado con Android 12 al mercado. No es que haya muchos cambios frente a Android 11, pero el usuario se aseguraría algún tiempo más de actualizaciones de seguridad y del sistema operativo en general. Nada más comprarlo tendréis esperando una actualización.

Gama media de altos vuelos

camara_trasera.jpg

Motorola suele equilibrar bastante bien sus móviles, salvo excepciones. El Moto G71 5G viene a ser un interesante móvil de gama media, un sector muy competitivo en el que los móviles cambian mucho de PVP de un mes a otro y con un tiempo en el mercado de solo seis meses a un año. Con ello no es de extrañar que el PVPR del Moto G71 5G se haya movido de los 300 euros iniciales a los 260 euros actuales, aunque es posible que vuelva a subir un poco o se mantenga un tiempo. En ese precio hay que tener en cuenta que los móviles con 5G son comparativamente más caros por el coste de esa conectividad.

Este móvil aporta una cámara bastante buena, con una grabación de vídeo bastante decente incluso buena en ciertas situaciones, aunque las fotos necesitarían un empujón en cuanto al detalle de los bordes de los objetos. La aplicación de Cámara de este dispositivo es bastante completa, con un modo manual bastante completo y con la posibilidad de grabar en RAW las fotos para editarlas posteriormente. Cuando las he abierto en Photoshop dejan más margen de mejora que el JPG, con menos pérdida de detalle.

La pantalla es una AMOLED de buena calidad, con buena reproducción de colores, pero con un brillo que me gustaría que hubiera sido más alto. Con 100 o 200 nits más no habría ningún problema en su uso en exteriores en cualquier situación. No digo que sea inusable en exteriores a plena luz del día, pero hay que cambiar el tema oscuro por el claro lo cual puede resultar un poco molesto. Pero para ver vídeo y jugar es una pantalla de primera, vibrante y nítida. Además el altavoz tiene buena potencia y no distorsiona, por lo que acompaña bastante bien a la pantalla.

El procesador no destaca especialmente en los precios en que se mueve el dispositivo, aunque para un uso generalista es bastante adecuado y tiene una gran eficiencia energética. La autonomía del G71 5G es algo mejor de lo habitual en un modelo con AMOLED y 5000 mAh, y se puede confiar en que en un uso moderado a alto puede aguantar seguro más de ocho horas de uso de pantalla. En un uso intenso, como en juegos, será peor, y si se le da un uso bajo, como me ocurre con los móviles al estar siempre delante del PC, puede aguantar tres y cuatro días con alguna llamada, algún chateo y alguna foto.

En general, el Moto G71 5G no es un móvil que sobresalga en ningún apartado pero equilibra tan bien todos (pantalla, autonomía, rendimiento, cámaras, sonido, diseño, GPS, Android puro, etc.) que eso es en realidad lo que lo hace destacar. Con su precio de 260 euros, por cincuenta euros más se puede obtener mejor procesador y pantalla para los que quieran jugar, y por cincuenta menos se pierde procesador y pantalla para los que solo quieran un móvil para uso generalista. El Moto G71 5G está ahora en un punto intermedio complicado pero en el que destaca porque están bien equilibrados sus distintos aspectos. Si baja más su PVP puede destacar por sí mismo.

Puntuación

8.5

sobre 10

Lo mejor

  • Buena nitidez y calidad de colores, aunque sea de solo 60 Hz por su PVPR.
  • Buen rendimiento general, decente en juegos.
  • Android (casi) puro.
  • La cámara saca buenas fotos, pero podrían tener un poco más de detalle en los bordes..

Lo peor

  • El brillo de pantalla es algo bajo para uso en exteriores en ciertas situaciones.
  • La cámara de ultra gran angular aporta poco al móvil.