El aumento de potencia de las tarjetas gráficas actuales está permitiendo que las compañías creen cada vez portátiles más pequeños pero con una gran potencia para jugar. Acer tiene en el Predator Triton 300 SE uno de esos modelos ya que incluye una modesta pantalla de 35.5 cm (14 in) frente a la habitual de 39.6 cm (15.6 in) pero a cambio es más pequeño y pesa menos que el habitual portátil para jugones, lo que lo hace más transportable.

Al integrar un procesador Tiger Lake de Intel fabricado a 10 nm también le dota de una buena potencia de procesamiento y bastante buena para aprovechar las tarjetas gráficas con las que se acompaña. En el modelo analizado, una RTX 3060. El Predator Triton 300 SE es además un equipo de buen diseño y otras prestaciones interesantes como iré indicando en el este análisis.

Inspección visual y características

Vídeo

El Triton 300 SE es un modelo que nada más sacarlo de la caja llama la atención por su tamaño, pequeño, de 323 mm × 228 mm × 17.9 mm. También llama la atención su peso, de 1.7 kg, aunque para su tamaño pueda parecer que pesa de más. No es un ultraportátil por lo que parece acorde a lo que se puede esperar de un portátil para jugones.

El diseño de la carcasa es minimalista, en aluminio, sencillo y en algún aspecto parece un diseño más bien industrial, de líneas simples, pero me resulta atractivo. La pantalla es de 35.6 cm de diagonal (14 in) con pocos marcos, algo más que otros equipos, con cierto margen en la parte superior para incorporar una cámara web que a muchos les será bastante útil.

De esta pantalla destaca su calidad, ya que cubre el 100 % de la escala de color Adobe RGB y por tanto se puede usar bastante bien en trabajo profesional, fotógrafos incluidos. Los colores son muy vibrantes y en genera es una delicia de ver y usar. Por contra, la calidad de la cámara web es bastante normalita, no destaca pero funcionará bien para videoconferencias.

Predator Triton 300 SE de Acer
ProcesadorCore i7-11375H de Intel
GráficaGeForce RTX 3060 (60 W) de Nvidia
Memoria24 GB DDR4-3200
Pantalla35.6 cm (14 in), panel IPS, 1920 × 1080 píxeles, 144 Hz
Almacenamiento1 TB tipo PCIe 3.0 ×4
Puertos2× USB 3.1, 1× Thunderbolt 4, 1× HDMI 2.1
Conectividadwifi 802.11 ax, Bluetooth 5.1
Batería60 Wh, cargador de 230 W
Dimensiones323 mm × 228 mm × 17.9 mm
Peso1.7 kg
Extrascámara web, teclado retroiluminado RGB configurable por tecla
PVPR1600 euros

La tapa incluye en una esquina el logo de la serie Predator con iluminación led. El teclado incluye los habituales interruptores de membrana así como retroiluminación configurable por tecla. Este teclado da una buena sensación de tecleo, con buena distribución de teclas, aunque en el caso de la unidad recibida para analizar tiene la disposición del teclado estadounidense. Eso significa que el intro es una tecla alargada de una fila en lugar de la habitual de dos en la disposición europea. También falta la tecla de mayor/menor, que viene muy bien a los programadores. Es bastante cómodo de usar y me ha costado muy, muy poco acostumbrarme a él. Viene además con una columna adicional de teclas en la parte derecha para accesos multimedia y un botón Predator especial.

En la parte inferior del equipo puede ver la zona de los altavoces. El sonido es de DTS, de una calidad bastante buena de reproducción, pero que el sonido proceda de la parte inferior del equipo no beneficia a cómo se escucha. El botón de arranque está integrado en el teclado, en la esquina superior derecha, mientras que fuera del teclado en la parte superior izquierda hay un botón específico de turbo para hacer que los ventiladores funcionen al máximo siempre que se quiera.

El panel táctil incluido utiliza los controladores Precision de Windows. Integra un lector de huellas dactilares para desbloqueo rápido, aunque la cámara web también se puede usar con Windows Hello. El panel táctil funciona bien y es de tacto agradable, pero tampoco es el mejor que he probado. En un equipo pequeño como este para facilitar su transporte se usará más que en el habitual portátil para juegos, pero se deja usar sin dificultad y no dará problemas, aunque podría tener unos clics un poco más agradables. Por lo demás, funciona bien y es preciso.

En cuanto a las conexiones, en el lateral izquierdo del portátil se puede ver una toma de corriente, un USB 3.0 y un Thunderbolt 4, además de un cerrojo de seguridad Kensington. En el lateral derecho hay otro USB 3.0, un HDMI 2.0 y una toma de audio de 3.5 mm. No son muchos conectores pero son suficientemente variados como para que la mayoría de gente no tenga problemas con su cantidad y posición. Además el portátil incluye wifi 802.11ax —a través de un contralador Killer AX1650i— y Bluetooth 5.1.

El conector Thunderbolt 4 es compatible con señal DisplayPort 1.4, datos a 40 Gb/s y carga de 100 W. Esto último es muy útil para al llegar a un lugar con un monitor con carga integrada sea solo conectar el portátil y tenerlo alimentado con señal de vídeo y poder usar los periféricos USB que estén conectados al monitor. En mi caso tengo un monitor que me da USB, señal de vídeo y carga de 90 W a mi portátil con TB4, por lo que es un conector muy cómodo cuando te tienes que mover mucho con el portátil. Algunas empresas ya están optando por esos monitores para que hagan de base para los portátiles de sus empleados. Sea como sea, es de agradecer que este puerto Thunderbolt 4 sirva para todo.

El equipo cuenta con 16 GB de memoria soldados a la placa base y dispone de una ranura SO-DIMM para añadirle otro módulo. El problema de ello es que salvo que esta ranura esté poblada el rendimiento en ciertas condiciones será inferior al no tener acceso al doble canal de la memoria sino solo uno. En el equipo de pruebas recibido hay un módulo de 8 GB adicional para un total de 24 GB de memoria DDR4 a 3200 MHz. Además de esta ranura, hay una M.2 poblada con una unidad de estado sólido de 1 TB tipo PCIe 3.0 ×4.

Rendimiento del procesador

triton_300_se_ksp_3.jpg

El Core i7-11375H es un buen procesador de undécima generación Core de Intel de tipo Tiger Lake U. Es un procesador de cuatro núcleos a 3.3 GHz con un turbo máximo de 5 GHz. Incluye una unidad gráfica integrada de tipo Xe que actuará como secundaria, pero el portátil no dispone de tecnología Optimus para cambiar entre la integrada y la dedicada de NVIDIA.

Se puede ver a continuación que el procesador tiene una buena potencia mononúcleo y aprovechará bien la tarjeta gráfica RTX 3060 que incluye el equipo. No es el mejor procesador Tiger Lake de Intel, pero para este tipo de equipo pequeño es una buena elección para favorecer el terreno del consumo. Aun así, hay alternativas mejores como los procesadores Ryzen 5000, pero en ese caso se habría perdido la versatilidad del conector Thunderbolt 4.

La potencia multinúcleo de este procesador se queda cerca de la de procesadores de seis núcleos de generaciones anteriores de Intel como el Core i7-10750H, y tampoco queda tan mal respecto al Core i7-10875H de ocho núcleos, apenas un 25 % por detrás teniendo en cuenta que dispone de un 50 % menos de núcleos. En general el rendimiento en las tareas del día a día con este Core i7-11375H es muy buena. Para tareas más profesionales que necesiten mucha potencia de CPU se quedará algo corto, pero tampoco es el público al que va enfocado. Aun así, los profesionales tampoco quedarán descontentos con su rendimiento si quieren equilibrar su uso entre juegos y trabajo.

Cinebench R20, monohilo
Predator Triton SE
Core i5-11370H
541
Aero 17 HDR XB
Core i7-10875H
510
Alienware m17 R3
Core i9-10980HK
498
Blade 15 Advance
Core i7-10875H
492
Aorus 7 KB
Core i7-10750H
489
MacBook Pro 16
Core i9-9980HK
479
Aorus 15 SA
Core i7-9750H
431
Cinebench R20, multihilo
Alienware m17 R3
Core i9-10980HK
4251
MacBook Pro 16
Core i9-9980HK
3357
Aero 17 HDR XB
Core i7-10875H
3231
Blade 15 Advance
Core i7-10875H
3011
Aorus 7 KB
Core i7-10750H
2889
Aorus 15 SA
Core i7-9750H
2493
Predator Triton SE
Core i5-11370H
2263

Rendimiento de la tarjeta gráfica

triton_300_se_ksp_4_large.jpg

El atractivo del Predator 300 SE es que tiene un pequeño tamaño y aun así cuenta con una RTX 3060. En este modelo está configurada a un consumo inferior del máximo de 115 W del modelo de máximo consumo que produce NVIDIA. Ese consumo son 60 W y eso se traduce en un turbo de hasta 1282 MHz en lugar de hasta 1703 MHz.

El resultado es que en juegos se porta bien pero no destaca en exceso frente a una RTX 2060 de la pasada generación. Hay en algunas excepciones como las que el rendimiento no dependa tanto del turbo sino del número de núcleos CUDA, pero eso suele ser más bien en el terreno profesional. En juegos, el hecho de estar limitado a cuatro núcleos tendrá un impacto mayor en juegos como Shadow of the Tomb Raider que son mucho más dependientes del número de núcleos y de su potencia.

Lo que vienen a indicar estos resultados es que es un portátil que no es para los que busquen el mejor rendimiento de una RTX 3060 de movilidad sino que es para aquellos que buscan su portabilidad y que incluye una RTX 3060.

Shadow of the Tomb Raider

Shadow of the Tomb Raider, DX12, FHD
Blade 15 Advance
RTX 3070
127
Alienware m17 R3
RTX 2070 Super
120,6
Aorus 17 HDR XB
RTX 2070 Super Max-Q (mín.)
108,2
Aorus 7 KB
RTX 2060
87
Predator 300 SE
RTX 3060 (80 W)
78,4
Media (f/s) Percentil 99 (f/s)

Control

Control, DX12, FHD
Alienware m17 R3
RTX 2070 Super
93
Blade 15 Advance
RTX 3070
92,7
Aorus 17 HDR XB
RTX 2070 Super Max-Q (mín.)
81,8
Predator 300 SE
RTX 3060 (80 W)
62,5
Media (f/s) Percentil 99 (f/s)

Total War: Warhammer II

Total War: Warhammer II, DX11, FHD
Blade 15 Advance
RTX 3070
94,6
Alienware m17 R3
RTX 2070 Super
76,5
Aorus 17 HDR XB
RTX 2070 Super Max-Q (mín.)
64,1
Aorus 7 KB
RTX 2060
61,8
Predator 300 SE
RTX 3060 (80 W)
59,1
Media (f/s) Percentil 99 (f/s)

The Witcher 3: Wild Hunt

The Witcher 3, DX11, FHD
Blade 15 Advance
RTX 3070
123,4
Alienware m17 R3
RTX 2070 Super
112,1
Aorus 17 HDR XB
RTX 2070 Super Max-Q (mín.)
94
Predator 300 SE
RTX 3060 (80 W)
79,1
Aorus 7 KB
RTX 2060
77,2
Media (f/s) Percentil 99 (f/s)

Red Dead Redemption 2

Red Dead Redemption 2, Vulkan, FHD
Blade 15 Advance
RTX 3070
72,8
Alienware m17 R3
RTX 2070 Super
66,5
Aorus 17 HDR XB
RTX 2070 Super Max-Q (mín.)
54,3
Predator 300 SE
RTX 3060 (80 W)
51,1
Aorus 7 KB
RTX 2060
47,6
Media (f/s) Percentil 99 (f/s)

Rendimiento en trazado de rayos y DLSS

Actualmente hay más de sesenta juegos que implementan DLSS y por tanto ya es necesario analizar la mejora de rendimiento que aporta. Mezclo un Shadow of the Tomb Raider con DLSS 1.0 con dos que incluyen la muy mejorada versión DLSS 2.0. Shadow of the Tomb Raider y Control incluyen además trazado de rayos, por lo que son más completos para esta prueba que Death Stranding. A una resolución de FHD no se puede activar DLSS en Shadow of the Tomb Raider y por tanto solo funciona con el trazado de rayos activo, por lo que hay una pérdida de rendimiento. En Control hay una buena ganancia de rendimiento con DLSS —un 19 %— a pesar de incluso tener el TR activo debido a que carga menos a la CPU. En Death Stranding no se nota una gran mejoría de rendimiento.

APIMedia (f/s)Percentil 99 (f/s)
Shadow of the Tomb RaiderDX1278.442.9
DX12+RTX+DLSS173.241.8
ControlDX1262.551.0
DX12+RTX+DLSS274.859.9
Death StrandingDX1278.957.1
DX12+DLSS280.359.3

Programa de configuración

predator_sense.jpeg

Como ocurre con cualquier otro equipo para jugar hoy en día, el Helios 300 SE dispone de un programa específico para controlar varias de sus características. La más importante quizás sea el modo de los ventiladores, ya que se puede conseguir un funcionamiento más silencioso cambiando el modo de funcionamiento de los ventiladores, o ganar más rendimiento en lugar de optar por un punto equilibrado.

También se puede modificar la iluminación del teclado, ver la actividad de CPU y GPU, tocar algunas frecuencias. Se pueden crear perfiles de ajustes y también ajustes específicos para ciertos juegos compatibles. En general es una buena herramienta de configuración aunque solo toque los aspectos básicos pero suficientes para un portátil para juegos.

Autonomía

En cuanto a la autonomía, el equipo llega con un cargador de 180 W, siendo ligero comparado con los de otros equipos más potentes, así que eso facilitará también su transporte. Con una batería de 60 Wh su autonomía es bastante buena para un equipo para juegos gracias a la combinación de tarjetas gráficas y procesador y puede llegar a superar las seis horas de uso de pantalla reproduciendo vídeos, navegando y haciendo tareas similares, aunque generalmente se queda en algo más de cinco horas. Eso es teniendo en cuenta un brillo de unos 180 nits, generalmente suficiente para que una pantalla se vea perfecta en interiores, pero si se pone el brillo más alto consecuentemente durará menos. Llega hasta unos 400 nits de brillo máximo.

Temperaturas y ruido

12486-20210423224659-f2048x2048.jpg

El sistema de ventilación del Triton 300 Se está compuesto por tres caloductos y dos ventiladores de diseño especial. Son ventiladores muy finos, con las aletas diseñadas para minimizar el ruido o, más bien, lo molesto del ruido que hacen. Son en general suficientes para mantener las temperaturas a raya en el día a día, pero en carga completa la CPU alcanza los 92 ºC y la GPU alcanza los 77 ºC. No son las mejores temperaturas en un portátil, pero están bien para el tipo de portátil que es y lo comedido del sistema de refrigeración.

Lo que realmente me gusta del sistema de refrigeración es que los ventiladores se llegan a parar si no se le está dando mucho uso. No es habitual en la mayoría de portátiles para jugones. Y lo que es menos habitual aún es que incluso si están activos, a bajas revoluciones casi no se escuchan porque generan un ruido agradable, sin chirridos ni agudos molestos. Es en lo que más se ha centrado Acer a la hora de diseñar estos ventiladores y el resultado me parece excelente.

En carga completa le pasa más o menos lo mismo. Son ventiladores que harán bastante ruido, llegando a los 45 dBA, por lo que será más necesario jugar con auriculares. Pero el ruido generado no es molesto y es más parecido al que generan los ventiladores de los MacBook.

Hay algún detalle a tener en cuenta con los ventiladores. Para aumentar el volumen de aire movido se expulsa el aire también por los laterales del equipo. Eso hace que si se tiene en cierta posición la mano con un ratón cerca de alguno de los laterales se note la llegada del aire caliente y resulte incómodo. Es una cuestión situacional, pero eso también hará que sea recomendable no poner nada a cierta distancia de los laterales del portátil. En mi caso no le veo mayor problema.

En lo que se refiere a usar el portátil jugando, la zona de las habituales teclas WASD para jugar no llega a superar los 40-42 ºC. En un uso normal de navegación o vídeos, con la habitación a unos 29 ºC, el teclado suele quedarse sobre los 35 ºC. El portátil aleja bien el calor de las zonas principales por lo que no será incómodo de usar incluso en verano. La parte superior del teclado, tanto por arriba como por abajo, es donde más se calienta, superando los 50 ºC ya que es donde se sitúa más o menos la CPU y la GPU del equipo.

Menor tamaño, buena potencia

img_3968.jpeg

Muchos portátiles para jugar no son precisamente fáciles de portar con su gran tamaño y su peso que puede ser de 2.5 kg, 3 kg si se incluye el cargador o algún extra. Para jugar no hay tantos modelos de menor peso y tamaño, y por eso el Predator Triton 300 SE resulta tan interesante. Es un modelo con un peso sobre los 1.7 kg, con una decente duración de batería si solo se realizan tareas de ofimática, y sobre todo es pequeño, con una pantalla de 36 cm de diagonal.

El diseño es algo más industrial, resistente, pero está todo bien terminado. Para refrigerar una RTX 3060 y un Core i7 al final se necesita cierto grosor del equipo para refrigeración y tampoco se pueden hacer milagros. Pero la estética del Triton 300 SE me parece atractiva, y el equipo tiene unos componentes que le dotan de un alto rendimiento en juegos.

El procesador Tiger Lake le da acceso a otros extras como un puerto Thunderbolt 4 que se puede usar si en casa se quiere mayor potencia gráfica con el uso de una tarjeta gráfica externa más potente. Tiene una gran potencia mononúcleo, y se nota una mejora en la fluidez en el día a día frente a los Core de Intel de generaciones anteriores. El almacenamiento es de alta velocidad, y tiene una buena conectividad wifi y Bluetooth.

El ruido puede ser un problema, pero me ha resultado un apartado bien resuelto. Los ventiladores llegan a pararse bastante a menudo si se hacen tareas ligeras, y si se activan tienen un tipo de ruido que no molesta en absoluto. En este terreno me recuerda mucho más al bajo ruido que hacen los MacBook en un uso ofimático, o más bien a su ruido poco o nada molesto. Eso sí, cuando se activan jugando pueden hacer mucho ruido. Para evitarlo un poco se puede recortar la potencia de CPU y GPU, y aun así se mantendría una alta potencia en juegos. Como la pantalla es pequeña, si se reduce la calidad gráfica casi no se notará.

En definitiva, el Predator Triton 300 SE es un gran pequeñín en el terreno de los portátiles para jugones y uno a tener en cuenta si quieres un portátil más fácil de llevar de un lado para otro. Tiene potencia, tiene diseño y tiene calidad gráfica, y no hay alternativas en el mercado que sean claramente mejores.

Puntuación

8.5

sobre 10

Lo mejor

  • Buen rendimiento gráfico para su pequeño tamaño.
  • El ruido de los ventiladores no resulta molesto.
  • Buena calidad de construcción general.

Lo peor

  • Su tamaño de pantalla lo enfoca a un tipo más concreto de jugón.