La empresa alemana Schenker ha anunciado el VIA 14, un ultraportátil que incluye los nuevos procesadores Core de 11.ª generación conocidos comúnmente como Tiger Lake. El equipo mide 322 mm × 216.8 mm × 16.5 mm, pesa apenas 1.1 kg y está hecho de una aleación de magnesio y aluminio. Incluye una pantalla IPS de 35.5 cm (14 pulgadas) con una resolución de 1920 × 1080 píxeles y cubre el 98 % de la escala de color sRGB. Es una pantalla de bajo consumo, tan solo 1 W a 150 nits de brillo. Es también resistente al pasar varias pruebas del estándar MIL-STD-810.

El equipo se podrá adquirir inicialmente con el Core i7-1165G7 configurado a 28 W de TDP, aunque posteriormente habrá una versión más barata con un Core i5-1135G7. La gráfica integrada en este caso es una Iris Xe G7 con la nueva arquitectura gráfica de Intel con la que promete jugar a FHD, 60 Hz y buena calidad de gráficos en una buena cantidad de juegos. Tiene 768 sombreadores, por lo que para ser una integrada no está nada mal.

El equipo incluye 8 GB de RAM de tipo DDR4-3200 soldados y dos bancos de memoria DDR4 adicional para hasta 40 GB en total. Tiene una unidad de estado sólido de 250 GB, aunque el equipo tiene en total dos ranuras M.2 y en una de ellas puede instalarse una unidad PCIe 4.0.

Incluye una batería de 73 Wh para una alta autonomía, y dispone de carga rápida. Se vende con un cargador de 65 W. En cuanto a los puertos y conectividad, tiene un Thunderbolt 4 compatible con USB 4.0, un HDMI 2.0b, un USB 3.1 y un USB 3.0, wifi 802.1ax, Bluetooth 5.1 y un lector de tarjetas micro-SD. El panel táctil usa los controladores Precision Touchpad, que debería ser ya estándar en el sector pero todavía no lo es.

El precio del equipo con la configuración anterior es de 1246 euros y se pone a la venta en octubre.