Lenovo es uno de los principales fabricantes de portátiles y, como el resto del sector, han sufrido durante dos años la escasez de procesadores de Intel. Ahora que los Ryzen 4000 de movilidad empiezan a estar (algo) más disponibles, la compañía ha optado por anunciar una serie de modelos que incluyen los Ryzen 4000, pero también algunos con los procesadores Tiger Lake que llegarán a partir de septiembre.

Uno de esos equipos es el Yoga Slim 7i, que incluye una pantalla de 13.3 pulgadas con resolución QHD casi sin marcos y con un diseño íntegro en metal. Menciona el salto de potencia de los Tiger Lake y sobre todo de su unidad gráfica integrada Xe como dos alicientes para adquirir este ultraportátil. Tiene batería de 50 Wh, hasta 16 GB de RAM y 1 TB de SSD PCIe 4.0, pantalla compatible con HDR, Bluetooth 5, wifi 802.11ax y puertos Thunderbolt 4.

El Yoga Slim 7i Pro es un modelo de pantalla de 14 pulgadas, otro ultraportátil con procesadores Tiger Lake, pero llega hasta los 32 GB de RAM y tiene una batería de 61 Wh con carga rápida. La pantalla tiene 400 nits de brillo máximo, tiene un refresco de 90 Hz y cubre el 100 % de la gama de color sRGB. Además de la integrada Xe, Lenovo lo ofrece con una tarjeta gráfica dedicada GeForce MX de Nvidia sin mencionar cual. Tiene también WiFi 6, Bluetooth 5 y puertos Thunderbolt 4, entre otros.

lenovo-yoga-6_13inch_abyss_blue_fabric_ports-1536x865.jpg
Puertos del Yoga 6.

Por otro lado, el Yoga Slim 7 Pro es casi igual al anterior pero incluye procesadores Ryzen 4000, lo cual limita un poco los puertos a USB 3.1 tipo C. El peso de estos dos portátiles es de 1.45 kg y tienen 14.6 mm de grosor, con un diseño en aluminio. Incluyen cámara web con infrarrojos para desbloqueo facial mediante Windows Hello. Este equipo llega hasta un Ryzen 9 4900H, realmente potente, y con autonomía para hasta 17 horas de uso.

Entrando en el terreno de los convertibles, el Yoga 7i será ofrecido con pantallas de 14 y 15.6 pulgadas FHD, compatibles con HDR y con certificado DisplayHDR 400 como otros modelos anunciados, de brillo máximo de 500 nits y cubre el 99 % de la escala de color sRGB. Cuenta con hasta 16 GB de RAM, hasta 1 TB de SSD, y el modelo de 15.6 pulgadas pesa 1.83 kg mientras que el de 14 pulgadas pesa 1.43 kg. Tienen una batería de 71 Wh para hasta 13 horas de autonomía.

Por último, el Yoga 6 es un equipo de solo 1.32 kg de peso con hasta un Ryzen 7 4700U, hasta 16 GB de RAM y 1 TB de unidad de estado sólido. Tiene una batería de 60 vatios-horas (Wh) para hasta 18 horas de autonomía según el procesador elegido. La pantalla es de 13.3 pulgadas con resolución FHD y pocos marcos, y con 300 nits de brillo máximo.

Los precios y disponibilidad es la que sigue:

  • Yoga Slim 7i: desde 999 euros, a partir de noviembre.
  • Yoga Slimi 7i Pro: desde 899 euros a partir de noviembre.
  • Yoga Slim 7 Pro: desde 799 euros a partir de agosto.
  • Yoga 7i: desde 999 euros a partir de noviembre.
  • Yoga 6: desde 899 euros a partir de octubre.

Vía: Windows.