AMD es una de las empresas que más relevancia está adquiriendo en el mundo de la tecnología debido a lo necesario que era que Intel tuviera competencia en un mercado que hasta 2017 prácticamente monopolizaba. Pero el buen hacer de ingenieros mercenarios como Jim Keller para aportar su grano de arena a crear una arquitectura de procesadores desde cero ha hecho a los procesadores Zen en una gran competencia, sobre todo en el lado de la potencia-precio. Eso está repercutiendo más que positivamente trimestre a trimestre en su balance contable.

En el segundo trimestre de 2020 la compañía ingresó 1930 millones de dólares, un 26 % más respecto al segundo trimestre de 2019, mejorando también los beneficios hasta los 157 M$, o un 348 % más. Esa mejora de resultados ha sido gracias a ampliar tres puntos el margen bruto —en esencia, la diferencia entre el coste de crear los procesadores y el precio al que los vende—, que pasa a ser del 44 % frente al 41 % de hace un año. Ya quedan bastante atrás los tiempos de los márgenes brutos del 30 %, cuando Lisa Su indicaba que AMD sería rentable cuando alcanzara el 35 %.

AMD es una empresa pequeña comparada con Intel, por lo que solo mantiene dos divisiones. La más importante, Computación y Gráficos, ha ingresado 1367 M$ y ha obtenido unos beneficios de 200 M$, que es un 45.4 % y un 800 % más que en el T2 de 2019. El aumento de los ingresos ha estado empujado por unas mayores ventas de sus procesadores para portátiles, con una gran acogida de los Ryzen 4000 de arquitectura Zen 2, pero también un mayor interés por sus procesadores EPYC para centros de datos. En el apartado de potencia-precio estos últimos están a años luz de los Xeon de Intel. El punto gris del dato económico es que los precios de venta de sus chips gráficos han descendido significativamente debido a una menor demanda. Quizás por la espera de las RDNA 2, o simplemente que Nvidia abarca ahora mismo bastante bien todos los puntos de precio.

La otra división, Empresa, Empotrados y Semipersonalizados, ha reducido ligeramente sus ingresos hasta los 565 M$ frente a los 591 M$ que ingresara hace un año. Los beneficios también han descendido hasta los 33 M$, pero esto es así siendo el trimestre previo a la producción en masa de las consolas de nueva generación. Esta división se encarga de los chips semipersonalizados para Apple, Sony o Microsoft.

Vía: AnandTech.