Xiaomi ha anunciado dos nuevos móviles de gama baja, los Redmi 9A y Redmi 9C de una de sus submarcas más populares, ligeramente relacionados con el Redmi 9 porque todos comparten diseño general —varía la trasera— y la pantalla de 16.6 cm (6.53 pulgadas) con muesca, aunque con una resolución menor de 720 × 1600 píxeles.

¿Qué tienen exactamente para jugar en condiciones los procesadores que incluyen, los Helio G25 y G35, como dice MediaTek? Pues absolutamente nada, salvo que la empresa taiwanesa lo dice en inglés, «entry gaming SoCs», y eso los debe de hacer buenos para ello. Son sistemas en chip de ocho núcleos Cortex-A53 y con gráfica GE8320, por lo que básicamente son un Helio A22 con el doble de núcleos Cortex-A53 y misma gráfica. ¿Alguna característica especial para vender los móviles que usan esos Helio «para gaming»? El HyperEngine de MediaTek, que aquí sirve de poco, porque de donde no hay no se puede sacar. Por tanto, solo la necesidad del no anglosajón de dejarse cautivar por las palabras inglesas.

Estos modelos tienen de partida 2 GB de RAM y 32 GB de almacenamiento, pero habrá modelos con más memoria o almacenamiento según el país. Hay al menos modelos con 3+32 GB, 3+64 GB y 4+64 GB, este último caso solo del Redmi 9C. También incluyen lector de tarjetas micro-SD de hasta 512 GB y doble ranura SIM. La wifi es 802.11ac y el Bluetooth 5.0. El modelo Redmi 9C dispone de un lector de huellas en la parte posterior. La batería es de 5000 mAh, con carga de 10 W a través de un micro-USB.

La cámara trasera del Redmi 9A es una sencilla de 13 Mpx y ƒ/2.2, mientras que la del Redmi 9C añade un segundo sensor de 2 Mpx para fotomacrografía y un tercero de 2 Mpx para profundidad. La cámara delantera en ambos casos es de 5 Mpx y apertura ƒ/2.2.

Ambos se empiezan a poner a la venta en países asiáticos el 7 de julio, empezando por Malasia donde han sido presentados. El Redmi 9A de 2+32 GB cuesta 359 dólares malayos o unos 75 euros, mientras que el Redmi 9C de 2+32 GB cuesta 499 dólares malayos o unos 103 euros. Ambos llegan con Android 10 preinstalado, y sin características para jugar con calidad.