Acer ha renovado su portátil Predator Helios 700, un equipo que tiene la característica de ser un portátil grande como los que ya se ven pocos para jugar. Mide 430 mm × 299 mm × 41.7 mm y 4.8 kg de peso, pero su teclado se desplaza hacia abajo quedando la zona del panel táctil como una especie de reposamuñecas. De esta forma la parte superior se queda abierta para que circule mejor el aire y evitar la limitación térmica del procesador y chip gráfico.

El equipo se puede configurar con un Core i7-10875H o un Core i9-10980HK, ambos de ocho núcleos, con una RTX 2070 Super o RTX 2080 Super de movilidad, hasta 64 GB de DDR4-2933, hasta 2 TB de SSD y opción de disco duro de 2 TB a 5400 RPM. Tiene un DisplayPort, dos USB 2.0, tres USB 3.1, un USB 3.1 tipo C y un Thunderbolt 3, con Ethernet con chip Killer E3000 para conexión de 2.5 Gb/s, wifi 802.11ax y Bluetooth 5.0.

El teclado es mecánico con iluminación RGB por tecla, tiene sonido 5.1 integrado, botón para activar un modo turbo automáticamente que subirá las frecuencias de CPU y GPU. Su pantalla es de 43.9 cm (17.3 pulgadas) de diagonal, tipo IPS con resolución de 1920 × 1080 píxeles y refresco de 144 Hz con G-SYNC.

Su precio parte de los 2699 euros y se pone a la venta en España en septiembre.