Acer ha anunciado la próxima renovación del Swift 5, uno de los portátiles más ligeros del mercado, y lo que destaca en esta ocasión es que recurrirá a los procesadores Tiger Lake de Intel. Estos procesadores son los que incluyen una unidad gráfica integrada Xe, aunque Acer no ha indicado el modelo concreto de procesador Tiger Lake que usará, porque Intel todavía no los ha anunciado.

Para los que quieran más potencia gráfica podrán adquirir el Swift 5 con una GeForce MX350, que es como una GeForce GTX 1050 con 640 núcleos CUDA. El equipo puede tener hasta 16 GB de RAM de tipo LPDDR4X —y me aventuro que de al menos 3733 MHz como la que acompaña a los Ice Lake—, y hasta 1 TB de unidad de estado sólido. La pantalla es de 35.5 cm (14 pulgadas) de tipo IPS y 99 % sRGB con resolución de 1920 × 1080 píxeles y 300 nits de brillo máximo. Es táctil y protegida por Gorilla Glass antimicrobiano.

La carcasa está fabricada en una aleación de aluminio y magnesio. El Swift 5 tiene tamaño de 318.9 mm × 206.98 mm × 14.95 mm y un peso ligeramente inferior a 1 kg con una batería de 40 Wh, aunque habrá modelos con una de 52 Wh con un peso de 1.05 kg. En cuanto a la conectividad, dispone de un HDMI, añade un Thunderbolt 3 al equipo —buenas noticias—, y tiene dos USB 3.1, junto con conectividad wifi 802.11ax y Bluetooth 5.0.

Se pone a la venta en octubre a partir de los 1099 euros.