Xiaomi ha anunciado el Redmi K30 Pro, que va a ser uno de los móviles más baratos que incluyan un Snapdragon 865. Eso habilita además otras características mejoradas, como la grabación de vídeo a 8K y 30 f/s con su cámara trasera de 64 Mpx. El diseño del móvil es de todo pantalla con una cámara frontal emergente, y está hecho a prueba de agua y polvo con certificado IP53.

La pantalla es de 16.9 cm (6.67 pulgadas) de tipo AMOLED con resolución de 1080 × 2400 píxeles y protegida por Gorilla Glass 5. Tiene un brillo máximo de 800 nits, y reproduce un 100 % de la escala de color DCI-P3 y reproduce contenido de alto rango dinámico (HDR), compatible con el estándar HDR10+.

Hay versiones con 6 GB y 8 GB de RAM y de 128 GB y 256 GB de almacenamiento de tipo UFS 3.1. Tiene wifi 802.11 ax (Wi-Fi 6), Bluetooth 5.1, conector de 3.5 mm, y un USB tipo C para cargar la batería de 4700 mAH con carga rápida de 33 W.

La cámara trasera incluye el mencionado sensor de 64 Mpx, una secundaria de 13 Mpx de gran angular de 123º, un terciario de 2 Mpx de profundidad de campo y una de 5 Mpx para telefoto. Puede grabar a 8K y 30 f/s o a 4K y 60 f/s, además de a cámara lenta de FHD y 960 f/s. La cámara frontal es de 20 Mpx.

El precio del modelo de 6+128 GB es de 2999 yuanes o unos 392 euros al cambio directo sin impuestos, y el de 8+256 GB cuesta 3999 yuanes o unos 524 euros.

Vía: 9to5Google.